Ir al contenido principal

ESTA GUERRA TAMBIÉN SE ACABARÁ -DANIEL SAMPER PIZANO -EL TIEMPO

Esta guerra también se acabará




En respuesta a dos lectores, el columnista dice por qué defiende los diálogos de paz y denuncia el tráfico comercial de datos personales.
Don Rafael González, lector de esta columna, me dice en un amable mensaje: “Sin ponerme de un lado o del otro, quisiera sugerirle que nos explique por qué se considera que en esta oportunidad las Farc sí van a firmar la paz, y por qué no en los anteriores gobiernos, que también hicieron muchos esfuerzos para ello”.
Estimado don Rafael: no sé si las Farc firmarán o no la paz, y tampoco sé si, en caso de firmarla, cumplirán lo pactado. Pero sé que la mejor manera de hacer la paz es intentándolo de nuevo. La otra, la de exterminar al contendor, en este caso no es posible ni garantizaría nada, pues el origen del conflicto nacional no son las armas sino la injusticia social. Aquellas constituyen apenas una deplorable consecuencia de esta.
Los colombianos hemos sufrido medio siglo de horrores. Según el reciente informe del Centro de Memoria Histórica, son 220.00 muertos, miles de secuestros y cientos de masacres y atentados terroristas. ¿Alguien podría decir que esta cifra ha permitido arrinconar la guerra? Por supuesto que no. Al contrario, la violencia desbordó por completo el ámbito del enfrentamiento armado y ya es parte de la cultura nacional. Hay que buscar otra manera de poner fin al conflicto.
La historia demuestra que toda guerra se acaba. Desde las púnicas, que dejaron un millón y pico de muertos, hasta la II Guerra Mundial, que dejó entre 60 y 73 millones. La guerra civil española costó un millón de muertos y las guerras de Napoleón, cerca de 6 millones. Pero un día terminaron. La Guerra de los Cien años duró 116, y también se acabó. El apartheid sudafricano se prolongó durante siglos hasta que en 1994 hubo al fin elecciones universales. Ahora mismo, palestinos e israelíes dialogan para finiquitar sus milenarios enfrentamientos. Las reglas de juego se parecen a las de La Habana: “Nada está acordado hasta que todo esté acordado” y, como dijo el asesinado primer ministro judío Isaac Rabin, “Hay que negociar como si no hubiese terrorismo y combatir el terrorismo como si no hubiese negociaciones”.
No es más grave el conflicto colombiano que todos los anteriores, así que también tendrá que acabar. La coyuntura reúne, estimulada por el anhelo de casi todos los colombianos, a un gobierno y una guerrilla con voluntad de negociar la paz. Por precaria que sea esta opción, sus enemigos no ofrecen otra mejor. Apoyémosla.
Ley de desprotección de datos
A los colombianos nos encanta bautizar a las cosas con paradoja. La ley que cerró los archivos públicos más de lo que lo estaban se llamó ‘Ley de Transparencia’ y la 1581 de 2012 fue bautizada ‘Ley de Protección de Datos’. Pero el decreto reglamentario, que firmó el Gobierno hace apenas 37 días, lo que hace es desproteger a los ciudadanos y ofrecer a las empresas comerciales un florido jardín para que asalten los datos personales de la gente y se enriquezcan con ellos.
Otro lector de Cambalache, don Gonzalo Gómez, recibió hace poco una circular electrónica en que la firma Novoclick le notifica que en el pasado ha venido acumulando información sobre su vida y sus gustos “con ocasión de dinámicas habituales, publicitarias (…) y comerciales”. También le dice que seguirá haciéndolo en el futuro, a menos que, antes de 30 días, la víctima manifieste de modo “expreso, inequívoco y por escrito” que rechaza el uso mercantil de sus datos personales.
Lo peor es que así lo autoriza el decreto 1377 de 2013, al contradecir lo que quiso hacer la ley. Con esta fórmula, toda persona que no se ponga las pilas y responda claramente y a tiempo que se abstengan de “recolectar, almacenar, circular, suprimir, intercambiar, actualizar, transmitir y transferir a terceros países” sus datos personales, pierde la autonomía sobre ellos. Lo lógico es que solo pudieran usarse los datos de quienes expresamente lo autoricen. Pero en Colombia el silencio del ciudadano entrega a los comerciantes las llaves de su vida privada. ¿Es eso protección?
Daniel Samper Pizano
cambalachetiempo@gmail.com

Comentarios

  1. A los colombianos se nos caracteriza por ser personas demasiado confiadas; los problemas sociales, políticos y económicos nos asechan y seguimos allí, como si nada ocurriera... Es completamente un acto de injusticia que una persona tome tus datos y los manifieste a todo el mundo creyendo ser tú, pero bueno " de injusticias vivimos y de esa forma moriremos si no actuamos con inteligencia".
    con respecto al tratado de paz, pienso que lo primordial es conseguirla, debido a los fuertes choques que nuestro país ha tenido con estos grupos y si ellos nos ofrecen paz... creamos en su palabra!

    ResponderEliminar
  2. Pienso que la paz en colombia no depende de que si la farc firman o no lo pactado, si no como dice en el texto, exterminar las injusticias sociales, que son el origen del conflicto en colombia. no es solo que la farc firme la paz, es tambien terminar con el narcotrafico en este pais, que es la principal causa de la violencia hoy en dia. aunque no se pierde nada con intentar de nuevo con el proceso de paz

    ResponderEliminar
  3. Estoy de acuerdo con lo que dice el columnista, por que pienso que es mejor que el gobierno este tratando de dialogar con la Farc y la Gerrilla en vez de estar enfrentandolos y derramando mas sangre de civiles, pues en este enfrentamiento los mas afectados somos los civiles... Ademas el estado debe colocarle un alto o mas nien parar al rey corrupcion si queremos que se acaben las injusticias en colombia.

    ResponderEliminar
  4. .
    Bueno pienso que lo que dice el columnista en gran parte es cierto, que nada se pierde con volver a intentar el tratado de paz, pero debe tenerse en cuenta que eso de negociar con las Farc y demás grupos que solo buscan alterar el orden social, violencia y más guerras en estos momentos aunque suene ser de gran beneficio debe tener su otro cuentecito por ahí, eso no es así! Esa gente no es de negociar, independientemente de lo que piense del presidente santos ellos saben a quién pueden echarle cuento.
    Si las Farc cumplen lo que dicen mejoraría Colombia muchísimo, Pero pienso que así como se busca acabar con esa discordia, violencia, desacuerdos, guerras existentes con las Farc, también debería trabajarse aún más en acabar con lo que está sucediendo con la calidad de vida de los ciudadanos en cuanto a la seguridad, el temor con el que viven a diario y todos esos factores que también generan violencia, corrupción…

    ResponderEliminar
  5. Con relación a lo que ocurre con la ley de protección de datos eso es muy frecuente y no es que tenga un pensamiento pesimista es solo que todos sabemos que por muchos mecanismos de protección que brinden, y por mucho que tratemos de hacer eso no se acabará que quizás disminuya es otro asunto pero de que se acabe totalmente no. Así que lamentablemente por ese lado seguiremos viviendo de injusticias.

    ResponderEliminar
  6. Totalmente descuerdo con el columnista, ya que nunca es tarde intentarlo de nuevo, y menos aun en tema tan delicado como es el conflicto armado en colombia. si lo vemos desde el punto de vista económico es mucho mas factible y menos desgastaste para el país intentar una negociación con esto grupos, que iniciar una guerra de de exterminio contra ella, la cual traería con sigo la inversión de miles de millones y el acarreo de cientos de muertos.

    ResponderEliminar
  7. Para
    que exista una discusión, un desacuerdo o una guerra es necesario que dos
    partes se enfrenten, y si se quiere solucionar es imprescindible que ambas
    cooperen ante la posibilidad de ceder. Son muchos ejemplos los que tiene la
    historia que nos demuestran que no hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo
    resista, por tanto son necesarias las
    iniciativas, y estas tienen resultados cuando son transparentes. No se puede hablar
    del fin de una guerra cuando se da un paso al frente y dos hacia atrás, no
    tiene lógica que mientras se hable de paz y tratados en la Habana, en Colombia en días recientes se produzca un segundo enfrentamiento en zona limítrofe
    con Ecuador en menos de un mes por parte de las FARC. Es preciso recordar que
    sus pretensiones puedan ser armas de doble filo para el gobierno y la nación, como
    el sacrificio de alguna institución, la creación de una nueva, la entrega de
    territorios o el cese de una parte de la fuerza pública. Más que ser optimistas
    o pesimistas, debemos ser realistas, para dejar puntos claros y no cabos sueltos que
    posteriormente repercutan en nuestra seguridad. No hay que olvidar que se está
    tratando de llegar a un acuerdo con autores de “ 220.00 muertes, miles de secuestros y
    cientos de masacres y atentados terroristas ”.

    ResponderEliminar
  8. Para
    que exista una discusión, un desacuerdo o una guerra es necesario que dos
    partes se enfrenten, y si se quiere solucionar es imprescindible que ambas
    cooperen ante la posibilidad de ceder. Son muchos ejemplos los que tiene la
    historia que nos demuestran que no hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo
    resista, por tanto son necesarias las
    iniciativas y estas tienen resultados cuando son transparentes. No se puede hablar
    del fin de una guerra cuando se da un paso al frente y dos hacia atrás, no
    tiene lógica que mientras se hable de paz y tratados en la Habana, en Colombia en días recientes se produzca un segundo enfrentamiento en zona limítrofe
    con Ecuador en menos de un mes por parte de las FARC. Es preciso recordar que
    sus pretensiones puedan ser armas de doble filo para el gobierno y la nación, como
    el sacrificio de alguna institución, la creación de una nueva, la entrega de
    territorios o el cese de una parte de la fuerza pública. Más que ser optimistas
    o pesimista, debemos realistas para dejar puntos claros y no cabos sueltos que
    posteriormente repercutan en nuestra seguridad, no hay que olvidar que se está
    tratando de llegar a un acuerdo con autores de “ 220.00 muertos, miles de secuestros y
    cientos de masacres y atentados terroristas ”.

    ResponderEliminar
  9. Como se viene diciendo por muchos y muchas,” la guerra
    se acabara cuando las dos partes firmen el tratado”, en cambio yo no pienso así.
    La verdadera guerra y el conflicto colombiano se acabarán cuando se reconozcan y
    se acepten las verdaderas injusticias en
    la sociedad que llevaron al origen de estos movimientos al margen de la ley y
    que según las fuentes dichas ya han dejado más 220 mil personas víctimas de
    este conflicto sin escrúpulo.

    Es verdad que para
    solucionar este conflicto, las dos partes deben estar de acuerdo y cesar partes;
    sin embargo, antes de hablar de diálogos y viajes a los países tan afrodisiacos
    como Cuba, debemos solucionar problemas de carácter local; poniéndonos a pensar
    y a entrever al país en sus días de hoy, como es posible realizar diálogos en
    otro país si en el de nosotros últimamente se han generado tantos conflictos y
    disturbios generados por múltiples causas y una de esta son los diálogos de paz
    discutidos en Cuba.

    Es importante que antes de
    debatir dichos acuerdos de carácter nacional, es importante que se tengan ciertos
    acuerdos y órdenes realizados antes de
    hablar sobre estos acuerdos de paz que son de carácter tan general y que
    acarrearan toda la población colombiana

    ResponderEliminar
  10. Al igual que el columnista pienso que el conflicto armado colombiano terminara. Pero ¿Que tendremos que sacrificar para conseguir su fin?. La constitución o la aprobacion de una reforma agraria, producto de una condición sugerida por unos terroristas para la firma de un acuerdo de paz y no por la voluntad del pueblo en general. Los colombianos sentimos desconfianza de los diálogos realizados en la habana, donde se muestra la FARC, como un grupo guerrillero y no como los terroristas que realmente son, y que han causado mucho daño a nuestra nación.
    Los colombianos anhelamos la paz pero igual la justicia. Por esta razón no aceptamos que en una eventual firma de acuerdo de paz se le conseda la amnistia a los supuestos guerrilleros con lo cual quedaran en la impunidad sin numero de delitos cometido durante el conflicto.

    ResponderEliminar
  11. Pues, desde mi nacimiento, en el contexto donde vivimos, siempre hemos estado en guerra, masacres, secuestros, extorsiones, han habido procesos de paz, en los cuales la guerrilla tenía a negociadores ya extinguidos, que muchas veces incumplieron protocolos, y no había gente tan seria como ahora; por esta razón puedo creer que la paz en Colombia con la guerrilla no es una utopía. Sinceramente, es difícil pensar en que los delitos acabarán, aun quedan las Bacrim, ('paracos disfrazados'), pero creo que se empieza por buen pie con el largo flagelo de la guerra de hace más de 50 años de conflicto, y creo fervientemente que si se llega a un acuerdo, no habrán más pensadores de ideas diferentes a las de la mayoría en el monte combatiendo con nuestro ejercito, y éste bien podría dedicarse a otras cosas y sería una solución muy buena. Pero dejando esa fantasía, la guerra es un negocio bien fructífero para Colombia...

    ResponderEliminar
  12. NO es solo que la farc firme el tratado, es poner nosotros los ciudadanos también de nuestra parte no permitiendo mas injusticias sociales,ni dejar que queden impunes muchas de ellas. el estado también debe poner de su parte y seria bueno empezando por implementar la educación y el empleo

    ResponderEliminar
  13. Sin duda alguna la paz es eso por lo que viene luchando Colombia desde hace décadas, pero la busca con guerra, y eso es un gran error en la historia, si llevamos tantos años en guerra, por 3 o 4 procesos fallidos, no nos debemos dejar desfallecer, la paz es difícil, pero con estos diálogos, se nota la esperanza de un país lleno de tantos problemas sociales, y éste sería el inicio de una etapa muy buena para Colombia, ojalá se dé y hay que confiar esta vez.

    ResponderEliminar
  14. Se manifiesta que se le ha tratado de buscar una salida al conflicto del estado colombiano con la guerrilla de la farc por medio de la guerra, pero yo los invito compañeros a hacer memoria y hacer un análisis serio, todos sabemos que dichos grupos de izquierda remontan su origen hace mas de 50 años en una Colombia deprorable y muy agraria, donde el mismo estado garantizaba por medio de su omisión el fortalecimiento y crecimientos de dichos grupos que se tomaban regiones del país para disponer libremente de ella, pues bien ya para la década del 80 dichos grupos guerrilleros tuvieron mucho renombre en el plano nacional, pues colombia no era ajena a una cadena de sucesos que durante esa década se estaba presentando entendiendo como guerrillas no solo a las farc sino también el denominado EPL- ELN -M 19 que muchas veces pusieron en vilo la seguridad y la soberanía del estado; pues bien al punto al que quiero llegar es que muchos grupos de estos por un intento desesperado del estado de apaciguar tanta violencia se producen dialogos y acuerdos de paz con los grupos guerrilleros M 19 Y EPL, quedando asi con pie de fuerza las guerrillas de las FARC y el ELN; con todo este recuento vemos que por parte del estado mas que una guerra siempre han habido las disposiciones para dialogo y para paz tanto es asi que prácticamente el mismo pueblo es el que se arma ara hacerle frente a estas guerrillas y es donde aparecen las autodefensas, para no ser muy extensos guerra en sentido restringido con la guerrilla de las farc no habido solo desde la llegad al poder del ex presidente alvaro uribe velez pues ya eramos un pais cansado de tantas burlas de este grupo para con el pais y tantos atropellos con el estado; si bien los diálogos y los acuerdos en el pasado o fueron fructíferos no veo porque ahora deben serlos y si veíamos que la guerra llevada acabo con ellos en los últimos 8 años los ha debilitado militarmente debimos seguir ese camino y no es que este a favor de la guerra solo que los recursos y las oportunidades se presentaron pero esa fue la opción que quisieron y que paradojicamente era la que estaba dando resultado; espero no ser pesimista para dicho proceso de paz pero no estoy de acuerdo con el.

    ResponderEliminar
  15. lo siento, aunque ne es mi estilo esta ves contrario a mis compañeros si quiero se optimista, como lo dice el columnista si no se logra la paz una vez pues se vuelve a intentar, algún día tendrá que acabar. como país democrático que somos la paz debe ser nuestro objetivo en todo momento y seria antidemocratico no intentarlo, no seamos un país cobarde incapaz del cambio, no sigamos desgastando nos en una guerra inútil que no le hace bien a nadie y que solo trae pobreza y miseria. aunque lo hayamos intentado una y mil veces obtener la paz, la guerra no es una opción, no para "Colombia". que la ha padecido por tanto tiempo.

    ResponderEliminar
  16. las negociaciones con la Frac que tanto a luchado nuestro país Colombia en los innumerables gobiernos a sido infructuosa dado al hecho de que o les entregamos mas de lo que merecen o los combatimos con armas dos claros ejemplos para no divagar el presidente Pastrana conocido por la famosa "negociación" que dio lugar a la silla vacía junto con múltiples secuestros, asesinatos y la perdida de la zona de el Caguan y el presidente Uribe y su formula de "al fuego se le combate con fuego" descuidando la salud y la educación del país para enfatizarse en eliminar a las Frac no se le negara que tubo grandes avances en este tema pero al precio de la vida de innumerables personas como son las de los falsos positivos tanto fue su anhelo de unir a Colombia que acabo destrozándola pero mas haya de decir que las negociaciones fallan por nuestros presidentes debemos preguntarnos si ya hemos cambiado la formula de extremo a extremo y lo único que hemos obtenido es mas violencia y un país sometido por que intentarlo de nuevo y para colmo dándole beneficios a los lideres quienes son la fachada de la destrucción de la vida de muchas personas escondiéndose tras una mascara de un bien común y libertad Colombiana pero esta "libertad" no es mas que un pañuelo escondiendo un arma y bajo estos argumentos por que confiar en ellos de nuevo si nos han demostrado infinidad de veces que no son confiables.

    ResponderEliminar
  17. no negaremos que en sus comienzos estos grupos que hoy en día se crearon por una buena razón defender a los colombianos de las injusticias pero como todo lo que se obtiene a través de la violencia sus principios se volvieron impuros y egoístas lo que los a llevado a dañar al pueblo que se suponen ellos defienden y ahora piden paz pero obteniendo beneficios para sus lideres beneficios no ganados por estos mismos así que por que otorgarle estos beneficios a estas personas no estaríamos retrocediendo en el tiempo y si las cosas se vuelcan como a pasado ya en varias ocasiones y las Frac no cumplen con su parte o tal vez ya se cansaron de tanta violencia y si este es el caso deberían responder por sus crimines sin pedir tantos beneficios si en verdad quisieran la paz.

    ResponderEliminar
  18. Con respecto al primer punto que plantea el columnista Daniel Samper debo decir que aunque es cierto que después de tantos años de guerra, muertes y secuestros por la que ha pasado nuestro país, las negociaciones se podrían
    ver como una luz al final del camino, es decir ¿podría ser esta la solución a los conflictos que durante años ha perjudicado a nuestra sociedad? ¿Será que la mejor manera de hacer la paz es intentándolo de nuevo? la verdad es que no apoyo totalmente este punto, ya que no confió en la sinceridad hacia buscar un arreglo por parte de las farc. No creo que un gobierno serio deba someterse a las condiciones que este grupo quiera imponer eso es inaceptable y a mi parecer es eso lo que busca con todo está “negociación” las Farc, más que buscar la paz, buscar beneficios y garantías personales.
    Con respecto a la ley de desprotección de datos pienso que esto viola la privacidad de las personas, como lo indica el columnista esta ley “lo que hace es desproteger a los ciudadanos” lo cual considero va en contra vía de las garantías y derechos personales.

    ResponderEliminar
  19. No desfallecer en el intento de conseguir la paz, la violencia que ha generado las Farc a lo largo de la historia y la búsqueda de los diversos gobiernos de la tan anhelada paz se debe considerar las negociaciones en al habana como un paso fundamental y de vital importancia para lograrla, no desestimar las acciones de los negociadores y ser participes de una colombia sin violencia.
    En cuanto a la ley de la desproteccion de datos, es una falta a la privacidad que toda persona merece en cuanto a sus datos de orden personal, seria muy benefico la intervencion de el estado en este caso.

    ResponderEliminar
  20. EN cuanto a lo de la paz como los ejemplos que se muestran en el texto toda historia tiene su fin y aunque se ha venido tratando desde hace mucho tiempo en firmar y hacer paz con la Facr y no se ha dado no debemos bajar la guardia y dejarnos de importar eso debemos insistir hasta conseguir lo que se quiere para así dar tranquilidad a cada uno de los colombianos y vivir en un país libre de violencia lleno de paz y tranquilidad donde se puedan resolver los conflictos si necesidad de usar un arma sino por medio del dialogo.
    En Cuanto a lo de "la protección de datos" que no es ninguna protección de datos me parece que el gobierno debería replantear su decisión y no darle la oportunidad a los "avispados" de aprovecharse de los colombianos y enrriquecerce robando nuestra identidad

    ResponderEliminar
  21. Aunque suene cruel, en mi opinión personal la paz es y sera una utopía, el conflicto armado se ha convertido en un negocio para el país, "La guerra paga bien", es evidente para todos que las FARC perdió todos los ideales políticos sobre los cuales fue fundado; sus integrantes pasaron de ser estudiados inconformes con el manejo del país a meros asesinos que aunque supuestamente buscan acabar con las injusticias que acechan al pueblo colombiano, en realidad son ellos quienes lo atacan cada día. ¡Dejémonos de tonterias! Las FARC solo buscan ganar tiempo con esto de las negociaciones o acaso ¿Por que no han cesado los ataques?.
    En cuanto a la desprotección de datos, ¿Quien se sorprende? el Estado esta acostumbrado a hacer con nosotros, el pueblo, lo que quiere (que es igual a lo que beneficia a las élites). El concepto de Derecho lamentablemente ha perdido su veracidad, y el "bien común" hoy en día solo es un anhelo.

    ResponderEliminar
  22. Negociar con las farc no sinifica ni
    debilidad por parte del estado, de los ciudadanos o fuerza superior por parte
    de los autores de la violencia colombiana, pues esto no es una competencia, ni
    una pugna entre bandos para ver quien gana, lo que se esta tutelando es la vida
    humana. se establecieron diálogos por las que se han perdido y se mantienen con
    ahínco para que no se pierdan mas, es asi de sencillo, no debemos prolongar un
    conflicto tan inocuo como el nuestro, creado por las acciones y omisiones del
    estado, mantenido por el odio, el rencor y la falta de oportunidades,
    alimentado del narcotráfico, secuestros , masacres y dejando a su paso una
    estela de muerte, desplazamiento e indiferencia, no hay razón para que este
    fenómeno social colombiano tipo frankeistanin (síndrome de crear sus propios
    monstruos) nos siga devorando.

    Ahora bien, no es lo mismo querer paz, que desearla impune, por que si bien las
    cosas van por buen camino con las farc, sus exigencias son burlescas, esperan participar
    en el gobierno nacional y buscan no ser juzgados por sus crimines, y de ser
    esto asi, podríamos considerarnos como el país con la justicia mas asquerosa de
    latinoamerica, situación que no asombraría, en este estado donde los remedios
    traen mas consecuencias que las enfermedades, solo hay que recordar el plan de
    familias en acción, y las reformas a la salud y el agro para sentar cabeza que
    las buenas intenciones no traen resultados. Espero que en algún momento nuestro
    país tenga un respiro de esta guerra sin nombre y que los dialogo sean
    exitosos, esto poniendo siempre como principio rector, la justicia e igualdad,
    “no hay caminos para la paz, la paz es el camino” Gandhi

    ResponderEliminar
  23. Como bien citó María de J. Álvarez en un comentario
    anterior, “La paz es una utopía”, estoy totalmente de acuerdo, y me parece que quien
    se equivoca al afirmar es Andrés Hernández al citar a Gandhi en la cita “no hay
    caminos para la paz, la paz es el camino”, puesto que donde está la paz en este país de corrupción y
    malas costumbres; paz no es solo acabar el conflicto con la guerrilla, paz
    interna también sería estar tranquilo porque se tienen unos buenos
    congresistas, sería más que hacer diálogos, sería más que neutralizar bandos, también
    sería despojar a los ladrones de cuello blanco que hacen parte de nuestro “honorable”
    gobierno, el honor comienza en nuestro propia base, y si ellos no respetan su
    puesto o no se hacen respetar, ¿quién lo hará?.

    No digo que dialogar
    con las fuerzas armadas al margen de la ley no sea una vía, pero, ¿cuántos de
    los que están sentados en los diálogos representando a nuestro país no han recibido
    un sobordo o un “regalito” por parte de algunos jefes o personas vinculadas a
    estos bandos?.

    ResponderEliminar
  24. Tienes razón en que la paz no es debilidad ni agachar la cabeza, pero sinceramente pensemos si ese grupo merece una negociación al conflicto con todas sus actuaciones de mala fe y que de cierta manera aun siguen; el primer paso para aceptarla paz debe ser el arrepentimiento para así lograr un perdón efectivo y el arrepentimiento no se ve por ningunas partes; esto se ha vuelto una lucha de poderes, se están jugando muchos intereses al interior de estas negociaciones, esto podría ser algo que dividiera al país en dos, esta no es la paz que los colombianos nos merecemos, una potencia como estados unidos cuando ha sido famosa por firmar la paz con sus adversarios

    ResponderEliminar
  25. para negociar la paz primero se debe conocer su significado..¿ que es la paz? la paz no es un objeto, no es algo tangible , ¿como negociar la paz? la paz es algo relativo, que en nuestro país, un país tan corrupto se puede definir de muchas formas o por lo menos nosotros le damos muchas interpretaciones, la paz es un termino que se puede referir a un estado de equilibrio entre la tranquilidad, convivencia, tolerancia y muchos aspectos innumerables que no se trata solo de "negociar", la paz mundial no la representan dos personas, la paz somos todos y cada uno de nosotros con un deseo de convivencia pacifica y se da de mutuo acuerdo.

    ResponderEliminar
  26. La paz es en Colombia solo un anhelo, desde hace más hace más de 4 décadas lo único conocido para la Colombia era la guerra, muerte y terror, la Farc había instaurado esto, en todas nuestras ciudades, con sus ideales de terminar con la injusticia; por esas razones, un proceso de negociación para la paz, actualmente, creo que es en vano, nuestra generación no ha conocido la paz, y no creo que en 3 0 4 años logre dejar atrás una historia llena de violencia, el conflicto armado no se detendrá, perdió esos ideales políticos con que se fundo, ahora, solo es un grupo de asesinos y terroristas que necesitan conseguir una buena imagen para la sociedad, con su "proceso de paz".

    ResponderEliminar
  27. Todo apunta a que no hay otro camino para salir del conflicto que la negociación, como se llega a ella es el meollo del asunto, pues parece que por un lado se muestran unos grupos subversivos los cuales pretenden sacar como se dice popularmente " LA TAJADA" y por otra parte un gobierno que no da paso a torcer, pero es de precisar que alguna de la partes tiene que ceder o de lo contrario seguiremos en la misma situación; jugando al gato y al ratón. Donde se pierde la noción de quien es el gato y quien es el ratón.

    ResponderEliminar
  28. Me gustaría decir que la paz es lo que cada uno de los colombianos desean, anhelan, sueñan pero considero que es algo que por ahora no sucederá, es decir no quiero sonar pesimista pero, como se puede creer en grupos armados que cada vez que les abren las puertas para iniciar un proceso de paz, dejan al gobierno sentado en la mesa con la silla vacía , donde nos engañan y manipulan diciendo que no van haber mas ataques, extorsiones, secuestros y empiezan oleadas de ésto, como se negocia con grupos que dan su palabra para incumplir. Donde lo único que buscan estos grupos armados es que el Estado ceda para ellos hacer fiesta en nuestro país; porque fiesta puesto que quieren obtener poder político pero seguir con sus negocios por debajo de sabanas ya que es imposible que personas que han adquirido el estar en las guerrillas como una forma de vida vuelvan a reincorporarse a un sociedad que la excluye y repudia.

    ResponderEliminar
  29. La paz colombiana es un aspecto que durante mucho tiempo se ha a venido esperando, lo difícil es como llegar a esta; cuando se pretende negociar con personas para las cuales matar, extorsionar, secuestrar se les ha vuelto cotidiano y la manera de buscar recursos económicos para seguir delinquiendo y llegar a sus objetivos, como es posible que se pretenda reintegrar a la sociedad a estas personas que han instaurado el terror en el país.

    ResponderEliminar
  30. JUAN CAMILO PINEDA DE LA OSSA
    Colombia desde hace muchos años, ha sufrido muchas conflictos internos debido de desigualdad social, terrorismo, entre muchos más aspectos, personalmente y hablando de esta época actual no me parece que la manera correcta de obtener la paz en Colombia sea negociarla con personas que han cometido tantos crímenes contra la humanidad, y contra el ambiente, y no tanto que los hayan cometido, sino que pretendan quedar libres de todo cargo, sin ser reprendidos por esos actos, creo que sería entregarles el país.

    ResponderEliminar
  31. para muchos de nosotros es increíble. que se pretenda la reinsertacion de personas que se han encargado de la desintegración familiar colombiana de manera monumental, pero también es cierto que no podemos pretender seguir inmersos en esta guerra sin antes haber analizado la posibilidad de salir de el de manera tranquila y pacifica, si algo es cierto es que para conseguir la paz hay que prepararnos para la guerra, pero nosotros ya hemos padecido la guerra y des-afortunadamente no se logro el cometido, quizás es momento de cambiar la estrategia, esta es una partida de ajedrez que no puede seguir en tabla, y hay esforzarnos por ser fichas de un solo color.

    ResponderEliminar
  32. No se por que pero todo lo que tiene que ver con conflicto, simplemente no me interesa, si quiero que haya paz, como cualquier colombiano quiero que cesen todo ese tipo de confrontaciones donde mueren personas que inocentes, y si, me afecta pero no se si solo sentarse a hablar podrá mejorar esa situación

    ResponderEliminar
  33. Estoy de acuerdo, todos los colombianos nos hemos visto afectados bien sea directa he indirectamente con esta guerra, una guerra que se a extendido innecesariamente y a cobrado miles de vidas inocentes, por tal motivo creo que todos debemos apoyar los diálogos entre el gobierno y las farc, todos debemos tener esperanza en la paz y por ser esta un derecho de todos se convierte por ende en una responsabilidad y un deber de todos.

    ResponderEliminar
  34. La paz es un termino polisemia , porque esta no solo se logra con la ausencia de grupos armados sino también con la ausencia de toda violencia estructurada causada por la negación de las libertades fundamentales y por el subdesarrollo economico y social,, por ende cabe resaltar que no es un derecho fundamental, pero si es una responsabilidad de todas las personas y organismos de acabar con todo lo que perturbe esta no solo con los grupos armados sino comenzando desde la corrupcion

    ResponderEliminar
  35. “Paz, hermanos paz, pazzz!! pazzz a toda la humanidad, y que
    no sea por unos momentos sino por toda
    la eternidad”… Linda canción, típica de iglesia en sermón de alegría y
    hermandad, justo eso es lo que me parece este escrito, un bonito mensaje de
    esperanza “Tranquilizaos, oh pueblo mío,
    que pronto el pan duro y seco llegara”; no estamos en condiciones de tirar
    margaritas al aire y ponerlas en la punta de las armas esperando que nuestras
    entrañables intenciones de cesar la violencia conmuevan a los militares
    inclementes, criados para forjar un arma y así obtener algo… ¡NO! Ese tiempo ya
    quedo atrás, la tecnología nos empuja a la formación de los niños y jóvenes en
    pro de acostumbrarse a vivir y sobresalir entre violencia... Nunca se ganó nada
    esperando sentados y leyendo a otros expresar lo que no creemos que sea
    correcto, seguro alguien ganó alguna
    batalla porque se levantó y cambio su mundo para luego cambiar el entorno en el
    que habitaba, suficiente pasividad entre
    la multitud ha tenido este pueblo.

    ResponderEliminar
  36. Quisiera opinar sobre el primer texto , pues a decir verdad el segundo no me inquieta tanto como el primero , pienso que cualquier precio que haya que pagar para conseguir la paz no sera nada si la llegamos a alcanzar ,ademas que esta muy claro que después de tantos años de conflictos la solución esta muy lejos de ser alcanzada por medio de las armas , a mi modo de ver la guerra en nuestro pais se tiene que atacar o erradicar de raiz , y para ello lo que se necesita primero que todo es acabar con la desigualdad .

    ResponderEliminar
  37. No seas tan pesimista, quizá en algún momento, se darán cuenta del beneficio tan grande que puede traerle al país la nueva experiencia de un proceso fallido de paz o un mecanismo necesario para ésta. Además no me gustaría ver que se vuelve al plomo. Actualmente nuestro flagelo más grande son las Bacrim.

    ResponderEliminar
  38. No seas tan pesimista, quizá en algún momento, se darán cuenta del beneficio tan grande que puede traerle al país la nueva experiencia de un proceso fallido de paz o un mecanismo necesario para ésta. Además no me gustaría ver que se vuelve al plomo. Actualmente nuestro flagelo más grande son las Bacrim...

    ResponderEliminar
  39. La paz tema de moda en colombia la que todos anhelamos pero no hacemos nada por conseguirla, lo que siempre se dice por todos los medios de comunicacion buscar otros medios para lograrla, pero en realidad el medio para hacerlo lo tenemos todos los seres humanos en su interior en su pensamiento cambiemos nuestra forma de pensar y veamos las cosas desde el punto de vista del optimismo y simplemente del la tolerancia el tolerar nos hace mas sabios en cuanto a la paz que tanto buscamos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Deja tu comentario aqui:

Entradas populares de este blog

Algo muy grave va a suceder en este pueblo- Gabriel García Marquez

Cuento contado por García Márquez en un congreso de escritores.) Imagínese usted un pueblo muy pequeño donde hay una señora vieja que tiene dos hijos, uno de 17 y una hija de 14. Está sirviéndoles el desayuno y tiene una expresión de preocupación. Los hijos le preguntan qué le pasa y ella les responde:
-No sé, pero he amanecido con el presentimiento de que algo muy grave va a sucederle a este pueblo. Ellos se ríen de la madre. Dicen que esos son presentimientos de vieja, cosas que pasan. El hijo se va a jugar al billar, y en el momento en que va a tirar una carambola sencillísima, el otro jugador le dice: -Te apuesto un peso a que no la haces. Todos se ríen. Él se ríe. Tira la carambola y no la hace. Paga su peso y todos le preguntan qué pasó, si era una carambola sencilla. Contesta: -Es cierto, pero me ha quedado la preocupación de una cosa que me dijo mi madre esta mañana sobre algo grave que va a suceder a este pueblo. Todos se ríen de él, y el que se ha ganado su peso regresa a su casa, …

UNA FAMILIA -BOTERO