Ir al contenido principal

“Claro, como no fue un Uribe Noguera el que las violó, a nadie le importa la tragedia de las niñas del Meta y el Tolima”

Esta entrada es una sugerencia de la estudiante Melissa Chica

Un soldado que se encontraba en su día de descanso en Granada Meta aprovechó que la mamá de una bebé de 4 meses de nacida no estaba en su casa y la violó. En Guayabal Tolima, a la pequeña Sara, quien venía siendo torturada y violada sistemáticamente, se le acabó la vida. Dos niños indígenas fueron ahogados por su papá en el Cauca. En Medellín un hombre mató a los dos hijos de la mujer con la que sostenía una relación.
Yo no veo a muchas personas proponiendo marchas. No veo minutos de silencio ni nadie hace fila para linchar al agresor. Por un momento creímos que todos los monstruos se llamaban Rafael Uribe Noguera, que al meterlo preso y darle una condena de 52 años no volvería a pasar un caso como el de Yuliana Samboní en el país. Nos equivocamos, los monstruos, alimentados de ignorancia, alcoholismo, resentimiento y pobreza, están ahí, acechantes, esperando la oportunidad para atacar.
Triste fin de semana para nuestros menores. Triste además ver como los medios le restan importancia al tema porque no hay ninguna figura prestante, atractiva, como el arquitecto que vivía en el edificio Equus 66. En un país donde mueren los niños de esta manera, ¿Qué otra cosa nos puede esperar? El Soldado que violó a la bebé de cuatro meses de edad tenía 19 años y desde ya se le acabó la vida. Lo meterán en una cárcel y no habrá ninguna medida para prevenir que casos como este vuelvan a suceder. Es una desgracia el silencio cómplice. Acá se selecciona a las víctimas y no podemos hacer nada para cambiar los destinos. Que pesar pero la indolencia, la frialdad se ha apoderado de nosotros hace rato.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Algo muy grave va a suceder en este pueblo- Gabriel García Marquez

Cuento contado por García Márquez en un congreso de escritores.) Imagínese usted un pueblo muy pequeño donde hay una señora vieja que tiene dos hijos, uno de 17 y una hija de 14. Está sirviéndoles el desayuno y tiene una expresión de preocupación. Los hijos le preguntan qué le pasa y ella les responde:
-No sé, pero he amanecido con el presentimiento de que algo muy grave va a sucederle a este pueblo. Ellos se ríen de la madre. Dicen que esos son presentimientos de vieja, cosas que pasan. El hijo se va a jugar al billar, y en el momento en que va a tirar una carambola sencillísima, el otro jugador le dice: -Te apuesto un peso a que no la haces. Todos se ríen. Él se ríe. Tira la carambola y no la hace. Paga su peso y todos le preguntan qué pasó, si era una carambola sencilla. Contesta: -Es cierto, pero me ha quedado la preocupación de una cosa que me dijo mi madre esta mañana sobre algo grave que va a suceder a este pueblo. Todos se ríen de él, y el que se ha ganado su peso regresa a su casa, …

UNA FAMILIA -BOTERO