Ir al contenido principal

¿Por qué no vino Kelsen a Colombia? por Juan Camilo Restrepo

Nuestra historia diplomática, así como tiene páginas brillantes, exhibe también episodios vergonzosos. Uno de estos últimos es la historia de por qué no pudo venir a Colombia  como profesor de la Universidad Nacional el gran jurista Hans Kelsen. Acaso el científico de la ciencia jurídica más importante que produjo  el mundo en el siglo XX.
El historiador Camilo Sánchez acaba de publicar una interesante investigación  trabajada en los archivos de la Cancillería colombiana, cuyos resultados se presentan en la última revista Malpensante ( mayo 2016), bajo el título “ Los expedientes judíos en la Cancillería”.
La  conclusión central de esta investigación es la de que durante el gobierno del Doctor Eduardo Santos, siendo canciller de la República el profesor Luis López de Mesa, se desencadenó una política hostil contra todos lo refugiados judíos que aspiraban a disponer de una visa colombiana para huir de las persecuciones judías del régimen Nazi  a finales de los años treinta del siglo pasado en Europa.
Es curioso que fuera  durante el gobierno del Doctor Santos -que se caracterizó por la bienvenida benefactora que dispensó a todos los refugiados de la guerra civil  española- cuando, por el contrario, floreció incomprensiblemente en la Cancillería colombiana una actitud chauvinista  e inconfesable ,contra los perseguidos judíos que buscaban infructuosamente una visa de nuestro país  para huir de la Alemania Nazi en aquellos años aciagos.
En 1938 se expidió el  vergonzoso decreto 1732 de aquel año, que poco honra  le otorga a nuestra tradición civilista amiga del asilo, por el cual se desautorizaba a los funcionarios consulares colombianos en Europa a visar “pasaportes de individuos que hayan perdido su nacionalidad de origen o no la tengan”.
Uno de esos eminentes judíos que buscó  infructuosamente visa colombiana para venir a Colombia fue nadie menos  que Hans Kelsen. 
El historiador Cárdenas así lo relata: “ Un veterano miembro de la comunidad judía de Bogotá, quien pidió no ser citado, relata que hace unos treinta años, llegó hasta su oficina de la capital un anciano polaco que había logrado escapar de la guerra a  través de Suiza. Tras una consulta de trabajo, pasaron a charlar sobre diversos temas. El señor le comentó que en medio de los trámites para venir a Colombia se encontró en el consulado de Ginebra con un tipo muy fino que hablaba un exquisito alemán. El distinguido personaje le contó que era abogado y académico, y que había vivido la mayor parte de su vida en Austria.... El eminente profesor, le informó que su petición de visa, con la intención  de venir a impartir clases a la Universidad Nacional de Colombia, había sido rechazada. Ni siquiera la intermediación de su buen amigo Jesús María Yepes, cónsul de Colombia en Ginebra, tuvo éxito”.
Así se frustró pues, para nuestro país, y para deshonra de la política exterior Colombiana de aquel momento, la ocasión irrepetible de haber sido la patria que hubiera podido acoger a Hans Kelsen.
Muchos años después, cuando Kelsen escribe su autobiografía (publicada por el Externado de Colombia en el 2008) relatará las persecuciones de que fue víctima en la Universidad de Viena, ya bajo la mano de hierro del nazismo. 
Ante la imposibilidad de venir a Colombia- su decisión final  fue  radicarse en los Estados Unidos. Que generosamente le abrió, como a tantos otros  refugiados de nazismo, sus puertas. Y donde  Kelsen pudo desarrollar hasta su muerte, en  la Universidad de Berkeley, la parte final de su admirable vida académica.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Algo muy grave va a suceder en este pueblo- Gabriel García Marquez

Cuento contado por García Márquez en un congreso de escritores.) Imagínese usted un pueblo muy pequeño donde hay una señora vieja que tiene dos hijos, uno de 17 y una hija de 14. Está sirviéndoles el desayuno y tiene una expresión de preocupación. Los hijos le preguntan qué le pasa y ella les responde:
-No sé, pero he amanecido con el presentimiento de que algo muy grave va a sucederle a este pueblo. Ellos se ríen de la madre. Dicen que esos son presentimientos de vieja, cosas que pasan. El hijo se va a jugar al billar, y en el momento en que va a tirar una carambola sencillísima, el otro jugador le dice: -Te apuesto un peso a que no la haces. Todos se ríen. Él se ríe. Tira la carambola y no la hace. Paga su peso y todos le preguntan qué pasó, si era una carambola sencilla. Contesta: -Es cierto, pero me ha quedado la preocupación de una cosa que me dijo mi madre esta mañana sobre algo grave que va a suceder a este pueblo. Todos se ríen de él, y el que se ha ganado su peso regresa a su casa, …

UNA FAMILIA -BOTERO