Ir al contenido principal

TODAVÍA Por: Fernando Araújo Vélez

Todavía hay quienes creen que somos los mismos desde niños y que no cambiamos, y repiten aquello de genio y figura hasta la sepultura. Tal vez no les contaron que cada paso que damos nos transforma, que cada persona que conocemos nos deja o nos quita algo, que cada libro, cada canción, cada película y cada instante nos hacen ser otros, más fuertes seguramente, más sabios, y mañana seremos también distintos, y así hasta la muerte. Por eso jamás podremos decir nos equivocamos de camino, porque cada camino fue y es una elección y no hay vuelta atrás para saber qué hubiera ocurrido si… Cada camino fue un aprender y un vivir, y cada elección estuvo marcada por cientos de miles de momentos y frases y silencios, y si lo elegimos, lo hicimos cargados con todos esos ingredientes.

Hay quienes aún creen, como antes de la guerra, que quien piensa y siente distinto es un enemigo y hay que eliminarlo a punta de metralla, o amilanarlo burlándose de él o inventarse estudios que lo condenen. Que las diferencias de color son obra de dioses, y que los dioses nos proveerán de lo que no fuimos capaces de buscar por nosotros mismos. Todavía hay quienes creen que el poder es tener montones de súbditos y mandarlos como lacayos y exigirles como esclavos cuotas mínimas para obtener máximas utilidades; y que un cargo, un título, los hacen dignos de ese cargo. Tal vez nadie les contó que un cargo es la decisión de un alguien que a su vez es la decisión de otro alguien, y que el cargo no entraña sabiduría ni capacidad, y que el poder de ese cargo se acaba cuando se va el alguien que lo creó, pero el poder de la sabiduría, de la creatividad, del conocimiento, el poder de la lucha, sólo se extingue con la muerte. El poder de ser no depende de otros, y por lo mismo, no está supeditado a los cartones, los premios, los honores y medallas entregados por esos otros.


Todavía hay quien dice, como en la canción, solamente una vez amé en la vida, cuando en realidad solamente una vez amamos en la vida en ese instante y a esa persona. Luego amamos mil veces más, en otros tantos momentos y a otras tantas personas. Y amamos por diez minutos y por un año y por dos, y amamos amores imposibles, y amores que fueron cuchillos, y amores que fueron agua bendita, o recuerdo, o pasión, y amamos con compasión y amamos con odio, y amamos según nos fuimos convirtiendo en ese otro que se nutría de la vida, y que nunca era, nunca podía ser el mismo de antes. Fuimos influencia y evolución, y por eso nuestro amor también cambió. Cambiaron nuestras costumbres, nuestros gustos, nuestros huesos. Cambió nuestro amor, que no fue ni es el Amor como un estático rayo luminoso, y en ocasiones cambió tanto que ya ni siquiera importó si estaba por ahí o se había esfumado, porque hubo vida después del amor y después del desamor. Y proyectos y alegrías y momentos inolvidables. Hubo vida después del dolor, que fue dolor y fue venganza y fue indiferencia y fue más tarde olvido. Y con todo eso, por todo eso, fue vida.

Comentarios

  1. Excelente, siendo un texto que conecta al lector con el escritor desde el comienzo, pero a la vez te hace leer y pensar de forma inmediata en tus realidades planteándote todas esas preguntas que te haces al decir "uno nunca termina de conocer a alguien" es mas nunca terminamos de conocernos a nosotros mismos porque finalmente nuestro diario vivir, nuestras experiencias, nuestras relaciones, el ambiente nos tiene en un continuo cambio que siempre nos quita o agrega algo a nuestras vidas. Quizás haya quien crea que el cambio no esta en nosotros, quizás no son capaces de aceptar pensamientos diferentes por creer que serán perjudiciales para la mayoría pero terminamos buscando ideales sociales que establecen unos cuantos, deseando un poder opresivo y queriendo tener méritos que nos da alguien mas por el simple hecho de tener un titulo, a mi parecer estamos tan engañados en la búsqueda de un sueño y traigo a colación la frase "si no luchas por tus sueños, alguien te contratara para que trabajes por los suyos" Steve jobs es claro entonces que el esfuerzo, la creatividad, el conocimiento o la sabiduría no te lo da un cartón, un titulo y mucho menos tener x o y cargo, estas capacidades te las darás tu mismo en el trasegar de tu vida y disfrutando con ello de cada amor que en tu camino se cruce.

    ResponderEliminar
  2. Hablar sobre los caminos que debemos tomar es un tema que da de largo y de ancho, pero lo que esta en el texto es acertado, no podemos mirar hacia atrás ni arrepentirnos de las decisiones que tomemos, siempre debemos seguir puesto que solo vivimos una vez. Como dicen por ahí " no podemos mirar hacia el pasado, por eso el retrovisor de un carro es mas pequeño que el parabrisas porque el camino que tenemos por delante es mas grande que el que vamos dejando atras". La mejor forma que tenemos para aprender en la vida es golpeandonos con los baches que nos ponen, porque asi la experiencia va siendo mas grande.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Deja tu comentario aqui:

Entradas populares de este blog

Algo muy grave va a suceder en este pueblo- Gabriel García Marquez

Cuento contado por García Márquez en un congreso de escritores.) Imagínese usted un pueblo muy pequeño donde hay una señora vieja que tiene dos hijos, uno de 17 y una hija de 14. Está sirviéndoles el desayuno y tiene una expresión de preocupación. Los hijos le preguntan qué le pasa y ella les responde:
-No sé, pero he amanecido con el presentimiento de que algo muy grave va a sucederle a este pueblo. Ellos se ríen de la madre. Dicen que esos son presentimientos de vieja, cosas que pasan. El hijo se va a jugar al billar, y en el momento en que va a tirar una carambola sencillísima, el otro jugador le dice: -Te apuesto un peso a que no la haces. Todos se ríen. Él se ríe. Tira la carambola y no la hace. Paga su peso y todos le preguntan qué pasó, si era una carambola sencilla. Contesta: -Es cierto, pero me ha quedado la preocupación de una cosa que me dijo mi madre esta mañana sobre algo grave que va a suceder a este pueblo. Todos se ríen de él, y el que se ha ganado su peso regresa a su casa, …

UNA FAMILIA -BOTERO