Ir al contenido principal

"La pereza" (Gustavo Adolfo Bécquer)

La pereza dicen que es don de los inmortales: en efecto, en esa serena y olímpica quietud de los perezosos de pura raza hay algo que les da cierta semejanza con los dioses.
El trabajo aseguran que santifica al hombre: de aquí sin duda el adagio popular que dice: “A Dios rogando y con el mazo dando”. Yo tengo, no obstante, mis ideas particulares sobre este punto. Creo, en efecto, que se puede recitar una jaculatoria, mientras se echan los bofes golpeando un yunque; pero la verdadera oración, esa oración sin palabras que nos pone en contacto con el Ser Supremo por medio de la idea mística, no puede existir sin tener a la pereza por base.
La pereza, pues, no sólo ennoblece al hombre porque le da cierta semejanza con los privilegiados seres que gozan de la inmortalidad, sino que, después de tanto como contra ella se declama, es seguramente uno de los mejores caminos para irse al cielo.
La pereza es una deidad a que rinden culto infinitos adoradores; pero su religión es una religión silenciosa y práctica: sus sacerdotes la predican con el ejemplo; la naturaleza misma en sus días de sol y suave temperatura contribuye a propagarla y extenderla con una persuasión irresistible.
Es cosa sabida que la bienaventuranza de los justos es una felicidad inmensa, que no acertamos a comprender ni a definir de una manera satisfactoria. La inteligencia del hombre, embotada por su contacto con la materia, no concibe lo puramente espiritual, y esto ha sido la causa de que cada uno se represente el cielo, no tal cual es, sino tal como quisiera que fuese.
Yo lo sueño con la quietud absoluta, como primer elemento de goce: el vacío al rededor, el alma despojada de dos de sus tres facultades, la voluntad y la memoria, y el entendimiento, esto es, el espíritu, reconcentrado en sí mismo, gozando en contemplarse y en sentirse.
Ésta es la razón por la que no estoy conforme con el poeta que ha dicho:
¡Heureux les morts, éternels paresseux!
[¡Felices los muertos, eternos perezosos!]
Esa pereza eterna del cadáver, cómodamente tendido sobre la tierra blanda y removida de la sepultura, no me disgusta del todo; sería tal vez mi bello ideal, si en la muerte pudiera tener la conciencia de mi reposo. ¿Será que el alma desasida de la materia vendrá a cernerse sobre la tumba, gozándose en la tranquilidad del cuerpo que la ha alojado en el mundo?
Si fuera así, decididamente me haría partidario del tan repetido y manoseado “reposo de la tumba”, tema favorito de los poetas elegíacos y llorones, y aspiración constante de las almas superiores y no comprendidas. Pero... ¡la muerte! “¿Quién sabe lo que hay detrás de la muerte?” —pregunta Hamlet en su famoso monólogo, sin que nadie le haya contestado todavía. Volvamos, pues, a la pereza de la vida, que es lo más positivo.
La mejor prueba de que la pereza es una aspiración instintiva del hombre, y uno de sus mayores bienes, es que, tal como está organizado este pícaro mundo, no puede practicarse, o al menos su práctica es tan peligrosa, que siempre ofrece por perspectiva el hospital. Y que el mundo tal como lo conocemos hoy, es la antítesis completa del paraíso de nuestros primeros padres, también es cosa que por lo evidente no necesita demostración. Sin embargo, el cielo, la luz, el aire, los bosques, los ríos, las flores, las montañas, la creación, en fin, todo nos dice que subsiste la pereza. ¿Dónde está la variación? El hombre ha comido la fruta prohibida; ha deseado saber: ya no tiene derecho a ser perezoso.
—¡Trabaja, muévete, agítate para comer! Esto es tan horrible como si nos dijeran: —¡Da a esa bomba, suda, afánate para coger el aire que has de respirar!
Cuántas veces, pensando en el bien perdido por la falta de nuestros primeros padres, he dicho en el fondo de mi alma, parodiando a Don Quijote en su célebre discurso sobre la edad de oro: —¡Dichosa edad, y dichosos tiempos aquellos en que el hombre no conocía el tiempo, porque no conocía la muerte, e inmóvil y tranquilo gozaba de la voluptuosidad de la pereza en toda la plenitud de sus facultades! —Caímos del trono en que Dios nos había sentado; ya no somos los señores de la creación, sino una parte de ella, una rueda de la gran máquina, más o menos importante, pero rueda al fin, y condenada por lo tanto a voltear y a engranarnos con otras, gimiendo y rechinando, y queriéndonos resistir contra nuestro inexorable destino. Algunas veces la pereza, esa deidad celeste, primera amiga del hombre feliz, pasa a nuestro lado y nos envuelve en la suave atmósfera de languidez que la rodea, y se sienta con nosotros y nos habla ese idioma divino de la transmisión de las ideas por el fluido, en el que no se necesita ni aun tomarse el trabajo de remover los labios para articular palabras. Yo la he visto muchas veces flotar sobre mí, y arrancarme al mundo de la actividad, en que tan mal me encuentro. Mas su paso por la tierra es siempre ligerísimo; nos trae el perfume de la bienaventuranza, para hacernos sentir mejor su ausencia. ¡Qué casta, qué misteriosa, qué llena de dulce pudor es siempre la pereza del hombre!
Ved la actividad, corriendo por el mundo, como una bacante desmelenada, dando una forma material y grosera a sus ideas y a sus ensueños; ved el mercado público cotizándolos, vendiéndolos a precio de oro. Santas ilusiones, sensaciones purísimas, fantasías locas, ideas extrañas, todos los misterios hijos del espíritu, son, apenas nacen, cogidos por la materia, su estúpido consocio, y expuestas desnudas, temblorosas y avergonzadas, a los ojos de la multitud ignorante.
Yo quisiera pensar para mí y gozar con mis alegrías, y llorar con mis dolores, adormecido en los brazos de la pereza, y no tener necesidad de divertir a nadie con la relación de mis pensamientos y mis sensaciones más secretas y escondidas.
Vamos de una eternidad de reposo pasado a otra eternidad futura por un puente, que no otra cosa es la vida: ¡A qué agitarnos en él con la ilusión de que hacemos algo agitándonos!
Yo he visto con el microscopio una gota de agua, y en ella esos insectos apenas perceptibles, cuya existencia es tan breve que en una hora viven cinco o seis generaciones, y he dicho al mirarlos moverse: —¿Si creerá ese bichejo que hace alguna cosa? Para afanarnos en el mundo, sería menester que nos pusiesen una montera que nos tapara el cielo, de modo que la comparación con su inmensidad no hiciera tan sensible nuestra pequeñez. Yo quiero ser consecuente con mi pasado y mi futuro probables, y atravesar ese puente de la vida, echado sobre dos eternidades, lo más tranquilamente posible. Yo quiero... pero quiero tantas cosas que sólo con enumerarlas podría hacer un artículo largo como de aquí a mañana, y no es éste seguramente mi propósito.
Aún me acuerdo de que en una ocasión, sentado en una eminencia, desde la que se dilataba ante mis ojos un inmenso y reposado horizonte, llena mi alma de una voluptuosidad tranquila y suave, inmóvil como las rocas que se alzaban a mi alrededor y de las cuales creía yo ser una, una [roca] que pensaba y sentía como yo creo que sentirán y acaso pensarán todas las cosas de la tierra, comprendí de tal modo el placer de la quietud y la inmovilidad perpetua, la suprema pereza tal y tan acabada como la soñamos los perezosos, que resolví escribirle una oda y cantar sus placeres, desconocidos de la inquieta multitud.
Ya estaba decidido; pero al ir a moverme para hacerlo, pensé, y pensé muy bien, que el mejor himno a la pereza es el que no se ha escrito ni se escribirá nunca. El hombre capaz de intentarlo se pondría en contradicción con sus ideas. Y no lo escribí. En este instante me acuerdo de lo que pensé ese día: pensaba extenderme en elogio de la pereza, a fin de hacer prosélitos para su religión. ¿Pero cómo he de convencer con la palabra, si la desvirtúo con el ejemplo? ¿Cómo ensalzar la pereza trabajando? Imposible.
La mejor prueba de mi firmeza en las creencias que profeso es poner aquí punto y acostarme. ¡Lástima que no escriba esto sentado ya en la cama! ¡No tendría más que recostar la cabeza, abrir la mano y dejar caer la pluma!

Comentarios

  1. La pereza, madre de todos los vicios; pero como vicio, el mejor de todos.


    ser perezoso no esta mal, lo que esta mal es no hacer nada. no se si me explique o si me este contradiciendo pero una persona perezosa no siempre es la que no hace nada.
    como dicen por ahí, "pongale el trabajo mas duro a un perezoso, porque siempre va a encontrar la manera mas fácil de hacerlo".
    lastimosamente vivimos en un mundo donde no nos dejan disfrutar de los mejores placeres que tiene la vida, vivimos con un solo afán de completar cosas y mantener una vida social perfecta, pero para que? si al final la muerte es inevitable y la vida pasa a un segundo plano.


    pero eso hay que aceptarlo, porque para unos hay cosas mas importantes y que causan mayor felicidad que la pereza. y para conseguir esas cosas hay que estar en constante movimiento.

    ResponderEliminar
  2. Excelente apología a la pereza
    hace el gran poeta Gustavo Adolfo Bécquer en su escrito, debo decir que estoy
    completamente de acuerdo, particularmente porque he de admitir que soy un poco
    perezoso y la descripción que hace este poeta español simplemente magnifica
    algo tan cotidiano como la pereza, a un sentimiento sensacional, sublime,
    comparado con el reposo de los dioses o el paraíso hasta con la tranquilidad de
    la muerte, habla de la pereza como un estado de contemplación donde el hombre
    simplemente es un ser que alejado del bullicio de la cotidianidad se dedica a
    reposar la conciencia y a quedarse ahí, como si la vida no tuviera ningún afán,
    como sí el mundo estuviera totalmente sereno, y todas las preocupaciones
    sosegadas.

    ResponderEliminar
  3. La pereza se puede contemplar mala o buena desde el punto de vista que se vea, si es como lo narra el autor como un estado donde todo es tranquilidad puede ser buena para esas personas que en su diario vivir se dedican a varias actividades y un domingo puede ser indicado para esa pereza que descansa tanto el cuerpo como la mente, otros tipos de pereza se manifiestan en esas personas incapaces de producir en todos los sentidos, aquellos que dejan que esta se apodere del cuerpo, esta seria la otra cara del que trabaja constantemente, pero igual es cierto que todo es exceso es malo... pero ha de expresar la lectura que es mas poderosa la pereza mental...

    ResponderEliminar
  4. Las personas perezosas, son muy tranquilas y pasivas por lo general eso no es lo malo, lo malo es que se apodere de ti en todos los sentidos y no te deje hacer nada.Solo hay que tratar de no dejarse controlar pues la verdad en un vicio cómodo a todo mundo le gusta hacer pereza, es un descanso para el cuerpo y la mente muchas veces es necesaria para personas que son muy estrictas en sus labores y jamas se toman un tiempo para descansar siempre están pensando en algo.

    ResponderEliminar
  5. "Yo quisiera pensar para mí y gozar con mis alegrías, y llorar con mis dolores, adormecido en los brazos de la pereza, y no tener necesidad de divertir a nadie con la relación de mis pensamientos y mis sensaciones más secretas y escondidas".
    La pereza, más que ser la flojedad, descuido o tardanza en las acciones o movimientos, es un estado de tranquilidad, reposo, en el que un ser humano puede estar consigo mismo, alejado de todo y todos, permitiendose pensar para él.

    ResponderEliminar
  6. La pereza es el vicio que invade la vida de la mayoría de las personas, sin embargo esta no es mala, cuando efectuamos movimientos para realizar actividades en nuestro entorno, la pereza se le puede llamar al descanso que le damos al cuerpo luego de una larga jornada laboral, académica en fin, es encontrase, contemplarse así mismo, es estar alejado de todo aquello que lo intranquiliza que solo conlleva al afán.

    la pereza es mala cuando la persona se sumerge en el olvido de si misma, conllevándose a la incapacidad de realizar cualquier tipo de actividad.

    ResponderEliminar
  7. En la actualidad esto no ocurre, la pereza ya no tiene cabida en esta sociedad que anda con el tiempo en su contra, todos nos tenemos que mover, somos esclavos de nuestras actividades a diario, trabajo,estudio, y en el peor de los casos hace mucho tiempo nos manejan nuestro propio tiempo.

    ResponderEliminar
  8. la pereza si que es el don de todos los inmortales. no creo que exista persona alguna en la faz de la tierra que no le de pereza hacer algo cualquier cosa por insignificante que esta sea. Lo malo y el meollo del asunto esta en no dejar que esta pereza este presente siempre y en todo momento en todos los ámbitos de nuestra vida, por que pasamos de esa cierta semejanza con los dioses, a ser alguien vago y flojo que no sirva para nada, y nunca haga nada por nadie ni siquiera por si mismo

    ResponderEliminar
  9. La pereza, bendita pereza sal de este cuerpo trabajador; por lo general decimos esto cuando estamos en ese estado , pero eso no pasa siempre nos dejamos llevar por ella. La sociedad y el ritmo con el que el mundo se esta moviendo nos da pocos momentos de pereza o para descansar ya que cuando vamos creciendo tenemos mas responsabilidad y cosas que hacer.

    ResponderEliminar
  10. La pereza, debo luchar con ella a diario podría decir que el subconsciente es el que me alienta a vencerla cada mañana, por que recuerdo que no sirve para nada, solo hace entorpecer la realización de mis actividades me hace recordar las responsabilidades que se van adquieriendo al transcurrir los años y lo duro que se va poniendo cada día luchar contra ella, pero bueno hay que vencer eso que algunos graciosamente llaman " paz interior" y ser un persona capaz, para no hacer parte de los millones de vagos de este mundo.

    ResponderEliminar
  11. Como podemos darnos cuenta en un mundo donde se vive en el afán del saber, de querer mas, de sobrevivir y demás cosas que la sociedad impulsa al hombre para no poder tener respiro alguno, nos estamos privando del mejor vicio de todos "La pereza" aunque esta sea como tal un dilema ya que tiende a volverse obsesiva y seria un gran error abusar de ella, pero estoy seguro que no hay se vivo en la tierra que no ame La Pereza.

    ResponderEliminar
  12. La pereza solo entorpece a el hombre y lo conduce hacia el retroceso.
    Vivimos en un mundo consumista en donde el afan es el himno de los ambiciosos y oportunistas, solo se lograran los objetivos con nuestros impulsos.
    ''La pereza'' es la tipica excusa del hombre sin horizonte y sin metas claras, que solo se abriga en esta para posponer la realización de algún proyecto.
    Sin duda alguna hemos experimentado pereza y conocemos de sus frutos que no son mas que vacios.

    ResponderEliminar
  13. La pereza es en la religión católica uno de los siete pecados capitales del hombre, y con capital no da significado a la magnitud sino que a través de él puede llegar a comoerte otros pecados, es decir, la pereza sería el comienzo de muchos errores que afectarian la moral d eun hombre. Esa pereza, que nos da descanso, tranquilidad, fragilidad, despreocupación, descanso, alegría, pero que a la vez, ese tiempo de gozo se ve nublado por los afanes de este siglo XXI. Los mismos afanes que nos hacen trabajar y trabajar para lograr metas, sueños. Y somos tan "raros", porque no se que mas decir, que justificamos nuestra agitada vida de ahora, con decir que: "descansaremos cuando nos muramos", y me pregunti ahora, de que sirve descansar después d emuerto, si no vamos a tener conciencia o mejor dicho, no vamos a disfrutar de ese descanso? Cuantos quisieramos practicar la pereza en nuestras vidas? Muchos, asi como la predicamos, sin embargo no somos los indicados porque nuestra vida esta en el quehacer y no en el descanso. Bendito aquel que vive los places de una pereza sin complicaciones y libertad y bendito aquel que tiene que su vida es una rueda engranada que hace funcionar una máquina.

    ResponderEliminar
  14. Gran comparacion que hace el autor, dando a la pereza ese toque sublime que solo pueden usufrutuarlo los Dioses, y ese estado de quietud de nuestro pensamiento a tantos afanes que se enfrenta el hombre en su diario vivir. Hasta me encuentro un tanto de acuerdo con lo que dice el texto, expresando que venimos de un pasado de pereza y vamos hacia un futuro de pereza, donde todavia no sabemos que hay mas alla de la muerte, pero con la seguridad que el alma se encontrara en una estado de quietud y que al fin encontrara paz de tanto agite que vivio en una vida.
    Segun lo relatado por la biblia Dios nos dio la oportunidad de permanecer tranquilos en algo denominado "paraiso"; es decir, la pereza desde que existimos la saboreamos, pero Dios no conto con algo llamado curiosidad y asi salimos de dicho estado para quedarnos en lo agitado de la humanidad, lo cual hago comparacion con una gran selva, empleamos la pereza en nuestros dias y seguro que dicha selva nos comera vivos.
    Por ende si ya sabemos los beneficios que nos puede traer dicha quietud, que a lo que a mi respecta no encuentro ninguno, no nos debemo quedar ahí y no es mas bien porque queramos, sino que el mundo en donde vivimos no nos da la oportunidad de ser perezosos y si por el contrario nos da una minima oportunidad tenemos que pensar sueños y metas los cuales quedaran estancandos por el simple hecho de encontrar un momento de paz.

    ResponderEliminar
  15. En la sociedad de hoy, en la que el dinero le da sentido a la vida, sería coherente que no hubiera espacio para la pereza, sin embargo, estamos impregnados totalmente de ella; lo único bueno es que nos ayuda a encontrar el camino fácil.

    ResponderEliminar
  16. La pereza no es un rasgo de personalidad. “Es un hábito adquirido.
    La pereza más peligrosa es aquella que condiciona nuestro comportamiento y nos impide llevar una vida normal. Nuestra vida personal y profesional puede verse afectada por la filosofía del deja para mañana lo que puedas hacer hoy.

    ResponderEliminar
  17. Este articulo me animo a buscar un viejo pero sabio proverbio: "pase por el campo del perezoso y por el viñedo del hombre falto de seso: y lo que vi fue un terreno lleno de espinos, con su cerca de piedras derrumbadas. al ver esto , lo grabe en mi mente, lo vi y aprendí esta lección: mientras tu sueñas y cabeceas, y te cruzas de brazos para dormir mejor, la pobreza vendrá y te atacara como un vagabundo armado"

    ResponderEliminar
  18. Recuerdo la frase "DONDE ACABA LA PEREZA, LA PROSPERIDAD EMPIEZA"
    La pereza produce tristeza, desgana y la disminución de la voluntad lo que impide disfrutar la vida y mejorar el espíritu. Con pereza y sin voluntad no se puede lograr absolutamente nada en la vida es decir, la pereza es el camino para ingresar fácilmente en el pelotón de los perdedores

    ResponderEliminar
  19. Una persona perezosa es un reloj sin agujas, siendo inútil tanto si anda como si está parado "William cowper"
    por pereza dejamos de hacer muchas cosas,por pereza hasta instantes de la vida nos perdemos ,y es una fuerza que lo que hace es conllevar a el fracaso a la mediocridad ,esta resulta ser un detonante de la voluntad, una excusa para el éxito ,todos somos poseedores de ellas por alguna razón o cuando vamos a hacer algo en especial ,la mía es despertarme temprano por ejemplo....

    ResponderEliminar
  20. La pereza como bien sabemos es la negligencia, el tedio o descuido de las cosas a las que estamos obligados, a nuestras responsabilidades y compromisos.
    En mi opinión, en varios fragmentos el autor del texto confunde la pereza con la tranquilidad y el descanso; no es lo mismo ser perezosos, a tomar descansos merecidos, tiempos de relajamiento, momentos para contemplar lo que nos rodea y estar en quietud.
    Pero lo cierto es que una persona perezosa odia el trabajo, le encanta dormir, pone excusas para hacer aquello que le corresponde hacer, desperdicia tiempo y energía y no le espera un buen fin y aunque todos los seres humanos tendemos siempre a ser perezosos, debemos constantemente buscar las motivaciones necesarias que nos lleven a ser personas diligentes y esforzadas.
    Termino mi apreciación con este sabio proverbio que tanto me agrada:
    “ El perezoso ambiciona mucho y obtiene poco, pero el diligente, quien trabaja con esmero ve cumplidos sus deseos” Prov. 13:4

    ResponderEliminar
  21. Aunque el autor haya adornado el texto de muy bonita manera una cosa es certera...A veces necesitamos momentos de ella no todo es trabajar y trabajar, estar en constante movimiento todos la hemos sentido y absolutamente todos la necesitamos en ciertos momentos de la vida

    ResponderEliminar
  22. Es cierto que la pereza hace que dejemos de hacer las cosas en el momento que debemos, pero tambien es cierto que todos en un momento de la vida la hemos sentido..

    ResponderEliminar
  23. cuando la pereza me domina es tan dificil dejarla y decirle que ya no mas.. toda actividad requiere un esfuerzo y es tan placentero saber que hay un momento del dia, de la semana, del mes.. o del año en que podemos no hacer nada.. como una vez me dijo mi mama la pereza y la flojera desatan la mas recondita aspiracion a la mediocridad.. entonces es gracias a esto que cada vez que me acuesto dispuesta a no mover ni un dedo.. se me viene ese momento incomodo y palabras q retumban en mi cabeza como sin estar haciendo nada.. haga todo mal. ojala el hombre no supiera el valor del tiempo y ojala yo no le temiera tanto.

    ResponderEliminar
  24. No hay ser vivo en la tierra que no se deje dominar por la pereza, porque hasta a veces los mismos animales la sienten. En el caso del ser humano es algo muy comun. Yo por ejemplo me considero perezosa y me afecta en mi vida en cuanto a mis deberes.
    Pienso que la persona entre mas tenga mas perezoso es.

    ResponderEliminar
  25. Aunque puede parecer una apología a lapereza,al no hacer nada, al vivir si producir nada en el mundo; es en realidad un buen punto de vista, pues parece que hasta la misma naturaleza nos instara comportarnos así en muchas ocasiones. cuando el día amanece nubado, muchos decimos "qué dia tan chévere, como para no salir de la cama". y así ocurre con muchas otras cosas cotidianas.
    Lo cierto es que no puede ser la pereza lo que domine nuestra vida, sería ir en contra de la naturaleza. Dios nos mandó aquí para cumplir una misión y con la pereza no lo vamos a cumplir seguramente.

    ResponderEliminar
  26. Me atrevería a decir que la pereza es considerada por muchos un estilo de vida tanto que se acostumbran a convivir con ella ( me incluyo en este grupo de personas, porque sé que soy alguien perezoso) creyendo que hacer las cosas a medias o no hacerlas, está correcto. Pero no es así, debemos optar por otro estilo de vida en el cual aportemos al desarrollo de nuestra sociedad y claramente teniendo la pereza como obstáculo, no podremos conseguir este objetivo.

    ResponderEliminar
  27. La pereza es algo que hace parte de la vida de todos, pero es importante no apegarse mucho a esta devido a que puede impedir un buen desarrollo en sociedad y por lo tanto no cumpliriamos con los objetivos que tenemos en nuestra vida.

    ResponderEliminar
  28. La pereza es un vicio placentero, lo importante es no dejarse absorber por completo de el, puede ser peligroso para el desarrollo de tu diario vivir y tus planes futuros.

    ResponderEliminar
  29. adictiva pero malo vicio que llega a convertirce en costumbre y hasta modo de vida, el no hacer nada es un significado de libertad de pensamiento debido que el desocupe es la madre de las invensiones

    ResponderEliminar
  30. Me gusto mucho la ultima parte que irónicamente habla de las creencias en las que el esta afiliado y le pone un toque de humor con la pereza donde el autor dice "Lástima que no escriba esto sentado ya en la cama! ¡No tendría más que recostar la cabeza, abrir la mano y dejar caer la pluma".

    ResponderEliminar
  31. Este un tema muy controvertido sobre la pereza es algo que hace parte de la vida cada persona y de todos es importante mala consideracion puede impedir un buen desarrollo en la sociedad y por tanto con los objectivos que tenemos en nuestra vida aportamos al desarrollo de nuestra sociedad tenemos la pereza como obstaculo conseguir nuestro objectivo

    ResponderEliminar
  32. La pereza me llevado a comentar hoy, es quizas una debilidad mas que una fortaleza pero lo importante es saber manejarla porque se puede convertir en un arma de doble filo, ademas la flogera avanza a medida que la tecnologia avanza a medida que esta simplifica la vida

    ResponderEliminar
  33. La pereza puede ser relativa aveces puede ser un estado de tranquilidad con nosotros mismos y a la vez un estado dañino ya que aveces nos dejanos llevar y dejamos de hacer cosas importantes, evitamos actividades enriquecedoras por estar en ese estado de no querer hacer nada.

    ResponderEliminar
  34. justo cuando leía el articulo pensaba en lo contradictorio que podía ser hablar de una forma tan sublime de la pereza, con tantos movimientos, actividades y juegos que promueven el mundo.. la pereza el mayor estado de complacencia que podría tener un hombre y sin embargo el progreso del mundo conspira contra el. que es lo que quiere la raza humana?

    ResponderEliminar
  35. lindo articulo me recuerda tanto..... solo puedo decir que tenemos que saber diferenciar bien que es la pereza. Es muy importante no dejarse consumir de ella y que se vuelva costumbre en nuestras vida. como dice mi abuela entre todos sus dichos " ojo que la flojera (pereza) mata " ya que esta puede ser convertida en un vicio!

    ResponderEliminar
  36. No creo que la pereza sea algo malo, lo que esta mal es que algunas cosas no den espera. Seria mas facil vivir teniendo la opcion de hacer las cosas en el momento en que tengamos la disposicion de hacerlo, sin horarios, asi no sentiriamos que es una obligacion el hacer lo que debemos. Una vez mas todo se resume al control social.

    ResponderEliminar
  37. la pereza madre de los vicios, dicen, es placentero sentir que podemos dedicarnos al ocio todo el tiempo. Es la excepción a todo en mi concepto porque todas rutinas cansan pero la pereza como rutina debe ser espectacular.

    ResponderEliminar
  38. la pereza no esta mal lo que si lo es, es abusar de ella ya que puede ser la causante de muchas inconvenientes en nuestra vida en cualquier ámbito

    ResponderEliminar
  39. La pereza, es un vicio que como todos los vicios se va adquiriendo por costumbre. Por ej: hacer las cosas a último momento, o simplemente dejar pasar cualquier tipo de compromiso e ir prometiendo que se hará, para al final del día no hacerlo. La pereza es dañina en cuanto a deberes ya que nos puede traer prejuicios y consecuencias, pero mientras se siente, es sabrosa! jaja Nada como tener pereza y estar en una hamaca todo el día, el problema es crear adicción de ella, porque después dejamos pasar lo que debemos hacer.

    ResponderEliminar
  40. “La pereza viaja tan despacio que la pobreza no tarda en alcanzarla" Benjamín Franklin

    ResponderEliminar
  41. La pereza es quizás un vicio del alma, no os culpéis por sentirle, disfrutadla vamos sacaos provecho tíos.

    ResponderEliminar
  42. Es un estado sensacional, sublime,
    que el autor asimila con el reposo de los dioses o el paraíso, incluso con la
    tranquilidad de la muerte, habla de la pereza como un momento de devoción
    donde el hombre es naturalmente un ser apartado de su vida diaria y se
    dedica a descansar la conciencia y a quedarse ahí, como si la vida no
    tuviera ningún afán, como sí el mundo estuviera totalmente quieto, y las
    preocupaciones no existieran. Esta es la “pereza física”, la que
    todos los hombres propugnamos practicar, pero podemos realizar este tipo de
    pereza, mas no la “pereza mental” pues debemos siempre estar en constante canje
    del pensamiento, pensar, innovar y cambiar, traducido esto a una utilidad para
    los demás, la sociedad.

    ResponderEliminar
  43. La pereza es ese tipo de cosas de apariencia jugosa y contenido peligroso, es una libertad que encadena, un vicio delicioso pero al fin y al cabo vicio; todos en algún momento de nuestra vida nos hemos dejado influenciar de ella, yo por mi parte lo seguiría haciendo aunque mañana me arrepienta, es de ese tipo de errores que volvería a cometer.

    ResponderEliminar
  44. la pereza es uno de lo males mas recordados en toda la historia se puede ver plasmado en la biblia , en la vida cotidiana de los seres humanos que cuando tenemos un avance científico lo hacemos par a que este nos sirva y nos suprima un deber y hace que no usemos nuestras facultades y nos volvamos dependientes en este caso de la tecnología ya que un claro ejemplo de esto es que el hecho mas simple de nuestros deberes hogareños puedes ser arreglar la cama y la tecnología ah avanzado tanto que ya hasta las camas se arreglan solas .... mi opinión es que la pereza tiende a confundirse con el descanso e inclusive con el placer .

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Deja tu comentario aqui:

Entradas populares de este blog

Algo muy grave va a suceder en este pueblo- Gabriel García Marquez

Cuento contado por García Márquez en un congreso de escritores.) Imagínese usted un pueblo muy pequeño donde hay una señora vieja que tiene dos hijos, uno de 17 y una hija de 14. Está sirviéndoles el desayuno y tiene una expresión de preocupación. Los hijos le preguntan qué le pasa y ella les responde:
-No sé, pero he amanecido con el presentimiento de que algo muy grave va a sucederle a este pueblo. Ellos se ríen de la madre. Dicen que esos son presentimientos de vieja, cosas que pasan. El hijo se va a jugar al billar, y en el momento en que va a tirar una carambola sencillísima, el otro jugador le dice: -Te apuesto un peso a que no la haces. Todos se ríen. Él se ríe. Tira la carambola y no la hace. Paga su peso y todos le preguntan qué pasó, si era una carambola sencilla. Contesta: -Es cierto, pero me ha quedado la preocupación de una cosa que me dijo mi madre esta mañana sobre algo grave que va a suceder a este pueblo. Todos se ríen de él, y el que se ha ganado su peso regresa a su casa, …

UNA FAMILIA -BOTERO