Ir al contenido principal

¿Qué hacer con los mediocres? -Revista El Malpensante

 

Gabriel Zaid

Que a uno lo llamen “mediocre” es un insulto, sin duda, pero lo crucial es saber qué sentidos se ocultan detrás de esta exaltación del “camino de en medio”. Un examen a fondo de la palabra que nos lleva a parajes insospechados.
     
Se presentó descaradamente y me puso nervioso. Estaba solo. Nadie podía darse cuenta. Pero no quise verla, como si fuese la intrusión de un comercial procaz. Tal vez estuvo antes, pero en la zona del reojo, donde tampoco quise verla. Era una pregunta necia, obscena, que no se iba, que exigía atención: ¿Qué hacer con los mediocres? ¿Por qué tantos maestros, jurados, editores, se sienten verdugos descalificándolos? La presión da lugar a desahogos confidenciales, a chismes, a chistes, pero nada más. ¿Por qué es enojoso analizar el problema? ¿Qué tiene de indecente?
La medianía fue neutral, luego positiva, después negativa y ahora tabú.
 
La raíz indoeuropea medhyo corresponde en griego, latín, germánico a términos neutrales que se refieren a lo que está en medio (espacio, secuencia, medición). En español, medio, en medio, mediano, mediocre, promedio, intermedio, mediar, medianero, mediador, mediante, inmediato tienen ese origen. En latín, mediocris describía una posición de mediana altura, en un monte o elevación física. La raíz indoeuropea de ocris es ak: cima, pico. El uso se extendió a toda posición que no llega al extremo: mediocre malum (enfermedad no grave), mediocris animus (espíritu moderado), mediocris vir (hombre de clase media). (Roberts, Pastor, Diccionario etimológico indoeuropeo de la lengua española; Ernout, Meillet, Dictionnaire étymologique de la langue latine; Blánquez, Diccionario latino-español.)
 
La sabiduría antigua desconfiaba de la desmesura, lo desproporcionado, el exceso. Esta desconfianza llegó a convertirse en un elogio de la medianía y la moderación. Aristóteles define la virtud como el justo medio entre dos extremos (Ética nicomaquea, II, 6). Horacio celebra la dorada medianía (Odas, 2, 10). Séneca engrandece el desprecio a la grandeza: “Es de gran ánimo despreciar las cosas grandes y preferir lo mediano a lo excesivo” (Cartas a Lucilio, 39, traducción de José María Gallegos Rocafull). Todavía a principios del siglo XVII, Montaigne casi lo cita: La grandeza “muestra su altura en preferir las cosas medianas a las eminentes” (Ensayos, III, 13). Por esos años, Covarrubias, en el Tesoro de la lengua castellana o española, anota que medianía “Se dice de lo que es razonable y puesto en buen medio. Mediocridad es latino, significa lo mismo y úsanle algunos”.
 
El desprecio a la moderación es de siglos recientes. Parece surgir con el barroco y su amor al exceso, crecer con la Ilustración y el absolutismo, exaltarse con el romanticismo y su culto del genio y lo sublime, volverse científico con la eugenesia. Nietzsche proclama la ética del superhombre y condena la compasión cristiana como negación de la vida. “Los débiles y malogrados deben perecer: artículo primero de nuestro amor a los hombres” (El anticristo, 2, traducción de Andrés Sánchez Pascual).
 
El siglo XX industrializó los ataques militares a la población civil para desanimar a las fuerzas enemigas y el genocidio contra los indeseables en la propia sociedad para depurarla y mejorarla. Tanta monstruosidad suscitó un progreso de la conciencia moral. La guerra, por primera vez en la historia, se desprestigió. La soberanía del Estado perdió legitimidad frente a los derechos humanos. El desprecio a las culturas inferiores se volvió inadmisible. Tan inadmisible, que ahora nada se puede considerar inferior. Esta ilimitada extensión del tabú contradice sus buenas intenciones porque afirma como valor la negación de todo criterio y diferencia de valor.
 
La mediocridad como tabú tiene que ver con este relativismo. Si nada es inferior, nada se puede descalificar. También tiene que ver con el progreso americanizado. El Tercer Reich y el imperio soviético se hundieron frente al imperio de los Estados Unidos, y sucedió lo mismo con sus mitologías. Ante el fracaso del superhombre nazi y el hombre nuevo socialista, ascendió la fanfarria por el hombre común. Si todo hombre común es un líder en potencia, no puede haber mediocres: sólo etapas en el camino de la superación personal.
 
Hay una paradoja en la cultura del progreso. Aspira a una excelencia cada vez mayor en todas las disciplinas, a una igualdad cada vez mayor de todas las personas. Pero ¿cómo reconciliar igualdad y excelencia? La excelencia desiguala. “Si todo en este mundo fuera excelso, nada lo sería” (Diderot, El sobrino de Rameau).
 
Los mitos esconden una contradicción insuperable, y así permiten “superarla” (Lévi-Strauss, Antropología estructural). El mito del progreso oculta su contradicción en la esperanza de tiempos cada vez mejores. Basta con suponer que la excelencia es una desigualdad pasajera. La contradicción de hoy se resolverá mañana, aunque de hecho se prolongue indefinidamente. La vanguardia no es una minoría privilegiada, sino el principio de una excelencia alcanzable por todos. Los adelantados del progreso reconcilian igualdad y excelencia, porque su aristocracia es transitoria. Todos serán excelsos en un mañana igualitario, que se pospone una y otra vez. Los privilegios de hoy están en el futuro de todos, y siempre lo estarán.
 
La idea romántica de que hay que aspirar a lo máximo, de que el extremo opuesto (el fracaso absoluto) es preferible a la mediocridad, rompe con la idea antigua de no desquiciar la vida y desemboca en el superhombre que extermina a los mediocres. Como esto es repugnante, y como no se puede volver a la idea antigua de que la mediocridad es deseable, hay que suponer que no existe. Porque, en realidad, lo que parece mediocridad es una etapa transitoria: todo está en vías de superación. O, más radicalmente: porque la supuesta mediocridad (con ciertos criterios) es una excelsitud (con otros).
 
Sería más inteligente reconocer que todos somos mediocres en casi todo, que no tiene importancia y que intentar lo máximo en todo es ridículo. La excepción no puede ser la regla general, y no hay que confundir esto con la verdadera regla general: que cada persona es única, porque su código genético, su historia, su conciencia, sus capacidades y sus gustos constituyen un ser único. No hay dos personas iguales. Para que una persona sea comparable con otras, hay que reducirla a lo que no es: peso, estatura, edad, velocidad en cien metros planos, palabras por minuto que puede teclear, escolaridad, dinero que gana, premios obtenidos, calidad de sus traducciones de Catulo, de su interpretación del De profundis de Sofía Gubaidulina, de sus retratos al óleo.
Si las personas se reducen a una sola dimensión comparable, lo normal es la medianía, como en cualquier distribución estadística; y lo ridículo es desear que toda la población compita y gane en la prueba olímpica de cuatrocientos metros de nado libre. Es imposible que todos ocupen el primer lugar, y es indeseable que lo intenten. Lo deseable es que todas las personas aprendan a nadar, para que lo disfruten (y lo usen, en caso necesario).
 
Reducir a las personas a una dimensión las degrada. La sociedad entera se degrada, si todo se reduce a medir y ser medido. Aprender no es lo mismo que sacar buenas calificaciones, y lo importante es aprender. Divertirse y sufrir, lidiando con el agua, los materiales, las herramientas, las ideas, las circunstancias que pueden convertirse en una solución feliz, no es lo mismo que ganar puntos curriculares, prestigio, posiciones, dinero.
 
Este deslizamiento de la vida concreta hacia la abstracta da menos valor a las personas y a las cosas que a su medida en una dimensión. Paralelamente, es un deslizamiento de la realidad al narcisismo. Hay padres bien intencionados que dicen a sus hijos (para mostrar que no los obligan a seguir su profesión): “Puedes ser lo que quieras, hasta barrendero; pero, eso sí: el mejor barrendero”. Lo cual es empujarlos a la reducción de sí mismos, no a su desarrollo. Ser el número uno como barrendero (o lo que sea) está centrado en el yo y los competidores, no en el trato competente y feliz con la realidad.
 
Así se comprende la necesidad ontológica de no ser descalificado, y la presión sobre los maestros, jurados, editores. Cuando lo importante no es aprender, entender, crear, investigar, divertirse, resolver problemas, ayudar, sino competir y ganar, toda prueba es un Juicio Final con pase al cielo, reprobación al infierno o suspensión en el limbo. De ahí las mañas infinitas para tener éxito, como única meta en la vida. Todo trato competente con la realidad se reduce a un trato con abstracciones: medir y ser medido, derrotar a los competidores, superar marcas. Barrer bien, nadar sabrosamente, hacer cosas bien hechas, madurar como personas, encontrar soluciones creadoras a los enigmas y problemas que nos plantea la realidad, todo se vuelve secundario para el winning is all del trepador.
 
Paradójicamente, la presión trepadora desemboca en el ascenso de los mediocres al poder y la gloria. Se supone que el darwinismo ferozmente competitivo debería entronizar a los excelentes, no a los incompetentes. Pero las carreras trepadoras están llenas de pruebas cuyos resultados no se miden tan fácilmente como el tiempo en una alberca olímpica. Evaluar a una persona para un puesto o premio, evaluar una obra, no puede ser exacto. Es tan discutible, que distintos jurados honestos y capaces pueden llegar a conclusiones opuestas. Si, para evitar la discusión, todo se limita a mediciones mecánicas, el resultado es absurdo. El candidato con más puntos puede ser un mediocre. El producto que más vende puede ser mediocre. Lo más calificado en las encuestas puede ser mediocre. El programa con más rating puede ser una porquería.
 
La competencia trepadora no siempre favorece al más competente en esto o en aquello, sino al más competente en competir, acomodarse, administrar sus relaciones públicas, modelarse a sí mismo como producto deseable, pasar exámenes, ganar puntos, descarrilar a los competidores, seducir o presionar a los jurados, conseguir el micrófono y los reflectores, hacerse popular, lograr que ruede la bola acumu-lativa hasta que nadie pueda detenerla. La selección natural en el trepadero favorece el ascenso de una nueva especie darwiniana: el mediocre habilis.
 
No es imposible que una persona competente en esto o en aquello sepa también acomodarse y trepar, pero no es necesario. Lo importante es lo último. Una persona más competente aún puede ser descartada en la lucha trepadora, si no domina las artes del mediocre habilis. Así se llega a las circunstancias en las cuales un perfecto incompetente acaba siendo el número uno.
 
Desgraciadamente, aquellos que no tienen interés en lo que están haciendo, sino en ser aprobados, presionan hasta que se salen con la suya. Muchos años después, cuando llegan al poder y la gloria, son los modelos ejemplares de una sociedad reducida a trepar, y la degradación se extiende desde arriba. Muchos lo lamentan, sin ver que todo empieza abajo: cuando maestros, jurados, editores, para no sentirse verdugos, se vuelven cómplices del trabajo mal hecho.

Comentarios

  1. Encuentro el texo algo confuso, pues por un lado nos habla de la epistemología de la palabra "mediocre". Pienso que lo que se busca es comparar su significado desde el punto epistemológico hasta el concepto que se toma en cada contexto de la vida cotidiana.
    La mediocridad la comprendo como sinonimo de "gris", debido a la personalidad que demuestran los individuos que la padecen ( la considero a la vés como una enfermedad o algo parecido) cuando se les presenta cualquier situación en su vida laboral, cotidiana y personal...
    En fín el texto no me pareció muy agradable, debido a que lo considero demasiado abstracto y no le encuentro una finalidad perteneciente al tema que se plantea en su inicio...

    ResponderEliminar
  2. A mi me pareció interesante lo que nos propone Gabriel Zaid al hablarnos de la mediocridad pues, desde que yo tengo uso de razón a mi siempre me han dicho: "una persona mediocre es la que nunca se esfuerza por lograr nada" pero como alguien puede juzgar a otro ser humano y decirle que nos se esfuerza. Es decir cada persona posee una cualidades y aptitudes que lo diferencia de los demás y que yo no posea dichas cualidades o llegue al mismo resultado del otro no significa que sea mediocre pues si bien no todos servimos para todo y allí nace la disyuntiva la mediocridad es completamente subjetiva puesto que una persona puede ser un éxito empresario pero descuidado en su flia y allí se volvería mediocre.
    Por lo tanto los seres humanos nunca seremos plenamente óptimos en todos los ámbitos de nuestra vida porque confluyen un sin numero de factores en nuestra vida que no nos permite ser felices y alcanzar lo que consideramos satisfactorio.

    ResponderEliminar
  3. En el mundo que vivimos actualmente debido a la cantidad de instrumentos que tenemos a nuestro alcance eso ha ayudado a que la mediocridad. Ya no se va a una Biblioteca a investigar sino que nos vamos a lo mas sencillo Google, ya no queremos salir de la casa ,sino pedir un domicilio, a mi parecer esto influye. Y la educaciòn es importante, hay que dejar que los hijos se esmeren, luchen, suden la gota fria como dicen por ahi, para que logren sus objetivos. No hacer las cosas para salir del paso sino marcar la diferencia siemlre siendo nosotros mismos.

    ResponderEliminar
  4. me gusto un poco el texto porque me hizo reflexionar de como algunas veces hablamos sin saber el verdadero significado de las palabras, pues en el momento en que estaba leyendo empece a comparar lo que yo creía que era mediocre y vi que lo que dice el texto si tiene relación con lo que yo opino que significa, pues considero que una persona que es mediocre es aquella que hace las cosas por hacerlas, que nos es ni muy mala, peno ni muy buena, tal vez por la pereza que se apodera de ella, y es ahí donde nosotros debemos luchar para no quedar en termino medio, si no para ser fríos o calientes.

    ResponderEliminar
  5. que vivan los mediocres y el sueño de ser blanquitos con ojos azules, que viva la moral q dice q no ser eficiente es grave y no ser excelente es pecado a la larga que importa si se puede llenar el alma de meaos y medir nuestra superioridad en la sal y el día en que todos orinemos sal entonces volverá a desearse el agua, la pureza, siclo ritmico poco musical de las sociedades y los tiempos, bailan los dioces aun estando muertos, bailan los los locos, pero no bailan los hombres hombres q siempre se ven quejumbrosos y descontentos.

    ResponderEliminar
  6. Los mediocres son premiados en la actualidad debido a que vivimos en un mundo donde se piensa en alcanzar una meta pero no se piensa como lograrla, en ganar a cualquier modo sin importar si aprendemos o simplemente ganamos aparentemente porque en realidad perdimos.

    ResponderEliminar
  7. muy interesante el texto presentado. por un lado es cierto que lo que hoy es un privilegio que solo tienen los mas competentes, mañana sera un privilegio accesible a casi todas las personas. me gusta mucho la idea que plantea el autor cuando expresa que nuestra sociedad paradojicamente va encaminada a buscar la excelencia en los diferentes ámbitos y disciplinas, y no a buscar una igualdad en todas las personas. si bien muchos hoy son competentes en alguna disciplina, al tiempo hay otras personas que sin estar preparándose en un futuro logran alcanzar lo mismo siendo unos mediocres, es decir, sin siquiera hacer un alto esfuerzo, solo por medio de sus habilidades para ingeniárselas en la vida. pero hay que tener en cuenta también, que si una persona no se esfuerza y no se prepara y no es competente en lo que esta realizando, su trabajo dejara mucho que decir al momento de aplicar sus conocimientos aun cuando posea todas las ideas mas ingeniosas y sagaces sin hacer mayor esfuerzo por conseguir ser excelente.

    ResponderEliminar
  8. Nos malacostumbramos los unos a los otros, y ahora no hay nadie que no sea mediocre en el mundo, todos somos mediocres en algún momento de nuestras vidas (seguro también lo ha sido el autor del texto). La palabra sigue sonando feo, sigue siendo repulsiva para el oído humano, pero todos la efectuamos a diario; lo que pasa es que hay gente que es mediocre en las cosas que a nosotros nos gustan o por las que sentimos pasión, entonces esa mediocridad no nos puede agradar. El ejemplo: yo soy mediocre para las cosas que no me gustan, seguramente habrá alguien en el mundo a la que esas cosas que no me gustan les fascinan, entonces no hay duda de que yo le pareceré lo más mediocre del mundo.

    Es algo muy subjetivo eso de la mediocridad, y siempre se ha hablado de ella, por ejemplo, el señor Joseph Joubert dijo que "La mediocridad es lo excelente para los mediocres", y todos se sorprendieron, y es la hora y todavía se cita esa frase (que fue dicha por allá entre 1700 y 1800), y la mayoría la leen con gran admiración, pero a mí parecer, al mío, al de Wilmer Argel Arroyo, la frase es un poco mediocre; me da la sensación de que cualquiera la pudo haber dicho y que no tiene nada que admirar.

    Posdata: yo le cambiaría el título al texto por "¿Qué hacer con nosotros mismos?".

    ResponderEliminar
  9. Me gusto mucho este texto, pues para mi concepto, la mediocridad es un estado del ser humano, en el que decidimos darnos por vencidos o no hacer algo por simple condicion propia. es irónico saber que la palabra mediocre, surgió o tuvo como principal significado todo lo opuesto al significado que hoy en día le damos, o el contexto en el que desarrollamos tal palabra. al transcurrir de la vida, cada uno de nosotros y me incluyo por supuesto hemos pasado por un estado de mediocridad, ya sea absoluto o relativo, pero pienso que pasar por dicho estado no es del todo malo, al contrario lo considero necesario, porque es de este que parte el espiritu competitivo y las ganas de ser mejor que las demás personas, claro esta basando siempre nuestros pensamientos y actitudes en el respeto hacia los demas. la invitación es a que iniciemos en la mediocridad y terminemos en la competitividad y en querer ser mejor que cada persona.

    ResponderEliminar
  10. Es un texto muy interesante. La mediocridad en nuestro contexto es utilizada para degradar a la persona, para señalarla de inútil y manifestar su escasa inteligencia y poca capacidad de progreso. sin embargo, nos limitamos a ser despectivos con las personas al tratarlas de mediocre y no nos detenemos a mirar lo que en realidad esa palabra significa. la mediocridad es un estado del ser humano en la lucha por seguir adelante, por superarnos, por alcanzar metas, propósitos. Todos hemos estado en un punto medio, que es determinante para nuestro progreso. Lo ideal seria no quedarnos ahí, pero eso no nos exime de haber estado en el. Seamos consciente de ello y dejemos de tratar de mediocre a las personas solo por que no tienen el mismo nivel de progreso que el nuestro. Nosotros también estuvimos en el medio.

    ResponderEliminar
  11. Personalmente pienso que la mediocridad consiste en no dar el máximo de sí para alcanzar lo que se desea. Pues si una persona se esfuerza completamente por conseguir algo y no lo logra no quiere decir que sea un mediocre, todo lo contrario. La mediocridad no se encuentra en el logro alcanzado sino en la actitud con que se alcanzó.

    ResponderEliminar
  12. La mediocridad hoy en día se ha vuelto tan común, cualquier excusa nos resulta buena para no llegar a hacer algo realmente bien, somos demasiados conformistas, y todos los resultados obtenidos nos parecen los justos. Yo pienso que esto de la mediocridad va mas ligado a la irresponsabilidad que a la capacidad. Capaz somos todos, irresponsable y desinteresados muchos y es justo lo que nos hace mediocres. En cuanto a la excelencia no la veo ligada tanto a aquello que se hace por obligación o que nos hace ver ridículos, mas bien llegar a ella es darle un poco de sentido al esfuerzo que alguna vez se hizo o simplemente obtener un resultado gratificante de algo que haces y verdaderamente te apasiona. Los mediocres siempre tienen estos jurados que le pasan todo, los excelente ellos mismos hacen las veces de jurados y son los mas severos y exigentes.

    ResponderEliminar
  13. Concidero que la mediocridad es un hecho que como lo describen en el texto es un tabu actualmente dado que la sociedad actual es una sociedad que se basa en las apariencias y busca siempre superarse cada dia.
    En lo personal opino que la medicridad es algo que todos tenemos puesto que no podemos ser buenos en todo y muchas veces aceptamos este hecho y no intentamos mejorar, simplemente nos quedamos con el hecho de saber hacer algo aun que no seamos los mejores; es por esto que concidero que debbemos intentar ser los mejores en lo que realemente nos guste sin humillar a los demas, de tal manera que le brindemos a la sociedad lo mejor de nosotros sin tener que sacrificar nuestra felicidad.

    ResponderEliminar
  14. El texto nos coloca en una posición en la que se debe pensar si realmente cada cosa que hacemos a diario, se hace por querer lograrlo y aprender aunque no siempre se logre, o si se hace solo por estar en constante competencia para demostrarle a otras personas que si se puede ser los mejores. Esto de ser los mejores es la idea que se nos ha vendido a todos para no llegar a ser mediocres, es decir , que si una persona por mas que lo intente no logra sus objetivos o por lo menos mostrar a todos su triunfo o exito se le considera mediocre porque se le ve como alguien conformista y hasta se le señala como a alguien que no hizo lo suficiente para ser el "mejor" entonces mi posicion frente a este tema teniendo en cuenta lo que manifiesta el autor en este texto y teniendo en cuenta tambien lo que realmente entiendo y conozco por mediocridad es que éste termino de mediocre lo merece realmente una persona que no tiene el mayor esfuerzo al momento de hacer las cosas y si gana algo sea mucho o poco se conforma con esto y siente que esta bien pues no desgasto nada de si; mas no se le debe atribuir a alguien que aunque no logro ser como dicen todos "el mejor" si tuvo el esmero para aprender e intentar realizar sus metas.

    ResponderEliminar
  15. La mediocridad para algunas personas es una forma de ganar, cuando hacen algo medio bien y sus resultados no son los mejores pero son distintos a lo que estaban acostumbrados y todo eso se le llama pereza y desganas por mejorar. La pereza y la falta de responsabilidad de las personas han hecho que nunca lleguen a la excelencia, todo esta en la actitud, sino se da la suficiente, no se espera un resultado gratificante.

    ResponderEliminar
  16. según lo que entendí del texto es que la mediocridad es la que esta en esas personas que solo piensan en ganar y en ser los mejores, sin importar como lo hacen, sin conocer cada paso que dan y para que lo dan realmente y nos ayuda a reflexionar en que lo importante no es lograr nuestros objetivos sino aprender de ellos poniendo mucho esfuerzo y dedicación que es lo que realmente importa

    ResponderEliminar
  17. Todos queremos
    superarnos y ser cada día mejores. Hay que admitir que la mayor parte de las
    cosas que hacemos ya sea consciente o inconscientemente tratamos de lograrla sin
    importar lo que ocurra con lo demás es ahí donde caemos en la mediocridad, y
    disculpe aquel que no le guste solo es mi punto de vista: considero que todos
    al fin y al cabo terminamos siendo mediocres.

    ResponderEliminar
  18. En la antigüedad ser un hombre mediocre, era ser un hombre del comun y no era visto tan negativamente como lo es en la actualidad en donde el mundo gira entorno al que diran de las personas, la gente hoy dia se preocupa mas en como estar o verse socialmente que estar mas atentos al bienestar de si mismo. Aunque estos comportamientos hacen que el hombre viva en conflicto y con algunas diferencias, no se puede negar que la envidia es una de los principales pontencializadores para ser alguien en la vida, estar por encima del hombre comun, por encima del promedio es una de las metas de toda persona. Para mi la mediocridad esta definida como un agregado de esfuerzo, de sacrificio, de trabajo que hace una persona con vision en el futuro mientras que el mediocre se queda con lo que tiene se conforma y actua como si nada pasara.

    ResponderEliminar
  19. El éxito no significa
    estrictamente que debamos llegar a la escala máxima, de lo deseado es simplemente
    logra tu propósito, la mediocridad no puede ser mal calificada,
    pues no pierdes, ganas en termino exacto, sin exagerar, ni fracasar. No es
    correcto ofenderse por ser considerado mediocre puesto que significa que lograste un objetivo y que lo hiciste con
    modestia sin ser ostentoso con lo propuesto, obsesivo o ambicioso.

    ResponderEliminar
  20. la mediocridad siempre ha existido solo que en un mundo como en el de hoy que cada día la gente se prepara mas es mas visible. La mediocridad para mi es mas que todo un des interés por hacer algo preciso que no nos gustaria hacer pero nos toca, porque cuando hacemos algo que nos gusta tratamos de darlo todo para hacerlo de la mejor manera. Entiendo del texto que cualquiera por muy bueno que sea puede caer en la mediocridad cuando nos habla de que hasta el mejor programa puede ser una porqueria, pero si muy de acuerdo con la frase no me importa si eres barrendero pero si que seas el mejor barrendero si vas hacer algo que sea lo que te guste asi lo realizaras con ganas y seras el mejor dejaras atras la mediocridad.

    ResponderEliminar
  21. como dice en el texto obtener el puesto y las calificaciones mas altas no significan que sea las personas mas competentes esos lugares los pueden ocupar "mediocres", pienso que es un texto interesante que nos lleva analizar y comprender un poco acerca de estos términos llamamos mediocres o los que quedan en el ultimo lugar y tal vez se conforman con lo que tienen , pero hay "mediocres" que alcanzan el éxito no con el primer puesto si no con disfrutar el momento, aprenden y vivirlo, y que no siempre hay que alcanzar el lugar querido deseado y perfecto porque puede estar lleno de personas peores que los llamados "mediocres".

    ResponderEliminar
  22. Siempre he relacionado la mediocridad con el conformismo, para mi ser "mediocre" no es mas que ser conformista contigo mismo, con las cosas que realizas y con el éxito que obtienes. La de hoy en día es una sociedad conformista, llena de pretextos y excusas y muy a pesar de que siempre recitamos eso de que hay que ser mejores cada día, sabemos que no luchamos por ese ideal. No puedo decir que la mediocridad sea un mal personal, para mi es un mal general compuesto por el conformismo característico de hoy en día.

    ResponderEliminar
  23. Todo ser humano en el mundo ha sido mediocre alguna ves en su vida, me gusta este texto porque nos hace comparar los diferentes significado que esta palabra obtiene.
    para mi ser medriocre es ser flojo no ponerle ganas y entusiasmo a algo, hacer algo simplemente para salir del paso o en el peor de los ejemplo hacerlo solamente porque nos toca o es obligacion.
    los seres humanos dejaremos de ser mediocres el dia que le pongamos interes a algo, que no nos conformemos con lo mas facil o depronto lo que nos conviene.

    ResponderEliminar
  24. Razonablemente los seres humanos hemos aprendido muchas veces a ser suspicaces en cuanto conocemos las debilidades de las demás personas que puedan llegar a ser competencia para nosotros en cualquier aspecto de nuestra vida; lo que claramente nos demuestra y ciertamente ocurre es que no todas aquellas personas que ocupan cargos de importancia o de influencia son las más competentes, sino las que más se adaptan a las situaciones o más ventajas pueden obtener al momento de optar por conseguir tales cargos.

    Maira Alejandra Lopez Gonzalez

    ResponderEliminar
  25. El término mediocre para mí es muy relativo dado que todos lo hemos sido en nuestra vida en algún momento, pues no logramos la excelencia en la plenitud de lo que hacemos, y si así lo hiciéramos entonces no habría distinción alguna entre los buenos, los malos y los mediocres. ¿Por qué pasamos toda una vida calificando, descalificando y siendo calificados?, estoy totalmente de acuerdo con algo que dijo el autor y es que la sociedad entera se degrada, si todo se reduce a medir y ser medido. Finalmente, considero que es más mediocre aquel que compite y solo tiene como fin ganar, que aquel que compite y pierde pero que aprendió, entendió, creó, investigó y se divirtió.

    ResponderEliminar
  26. Para mi la palabra mediocre es sinónimo de fracasado siempre he pensado eso. Una persona conformista para mi es la que consigue algo y queda hay no se anima a buscar mas pero una persona mediocre para mi es la que no consigue nada y aunque trata no lo hace con todas las ganas posibles y por lo tanto no alcanza nada, entonces desde mi concepto respondo a la pregunta de que hacer con los mediocres y diría que hay que dejarlos que se vallan extinguiendo rapidamente en esta sociedad tan competitiva en la que nos encontramos ahora, pues nos damos cuenta que quien no produce o no sirve no llega a nada.

    ResponderEliminar
  27. Me sorprende cómo a medida que pasa el tiempo la sociedad tiene esa capacidad de desviar o tergiversar el verdadero concepto o significado de lo que es la mediocridad. Cómo me lo han hecho ver mi familia y/o la escuela, la mediocridad es como una crítica destructiva hacia una persona refiriéndose a ella como una persona que no progresa, que no va por lo "más", que es conformista; pero a mi parecer al leer este texto considero que todos hemos estado alguna vez o constantemente en ese punto medio y no por no querer progresar, sino que necesitamos estar en el punto medio para poder llegar a lo alto en algún lapso de la vida. Necesitamos estar en lo bajo para conocer con nuestros propios esfuerzos la cima. "El que conoce la luz es porque ha estado en la oscuridad".

    ResponderEliminar
  28. La mediocridad pasa en algún momento por todos nosotros, ser mediocre es conformarse con lo que sea, querer que todo sea fácil y hacer las cosas por salir del paso, Tambien la suerte los ayuda mucho. y en verdad lo que debemos buscar es la excelencia en todos los ámbitos y disciplinas. El éxito consiste en confiar en ti mismo.

    ResponderEliminar
  29. Para comentar al respecto del articulo es pertinente enforcarnos en unas perspectiva social actual, si bien es cierto la mayoría de la población estudiantil prefiere el facilismo y el precario esfuerzo como método de resolución de problemas ya sea de tipo académico, social, cognitivo, económico etc. Por concerniente resulta relevante dilucidar el concepto de mediocridad para tener en cuenta si está o no correlacionado con los factores anteriormente mencionados. Se entiende por mediocridad todo aquello que responde a un esfuerzo menor del que la persona está capacitada para ejercer; entonces va la mediocridad en pro del desarrollo cognoscente del hombre?. Desde mi punto de vista no, ya que para ser excelentes o por lo menos buenos en el ejercicio profesional deberíamos actuar con ciertas virtudes como lo son la disciplina, esfuerzo, constancia y entre otras para lograr un climax socio-laboral, dejando a un lado la mediocridad que en muchas veces obstaculiza el aprendizaje.

    ResponderEliminar
  30. La mediocridad depende de quien la mire; es valorativa, entonces, para poder decir que algo es mediocre primero debemos fijarnos en el contexto en el que nos ubicamos.
    Hoy dia, es necesario dejar este desvalor a un lado y volvernos un poco psicorigidos, hoy dia es necesario tratar de ser perfeccionista, porque por gente mediocre es que estamos como estamos.

    ResponderEliminar
  31. Con evidencia hay critica de la palabra mediocre y su connotacion a lo largo de la historia, y tambien hay critica a los que someten su actitud a dicha palabra. Con el tiempo la concepcion de esta palabra ha cambiado, en resumen la transformacion de su concepcion gradualmente va de positiva a negativa, de tal forma que hoy se observa que todo lo relacionado a lo mediocre es de mala calidad. Me llama la atención el popular adagio que dice: "puedes ser lo que quieras; hasta barrendero; pero eso si ,el mejor barrendero"; aforismo que indica que quienes nos dan los limites de desarroollo son los que nos aconsejan con frases que ellos creen que van a fortalecer nuestro desarrollo personal cuando no es asi y lo que realmente hacen es instaurar barreras que truncan la capacidad para aprehender el conocimiento, experiencias y los grandes objetivos que se trazen como persona. Los mismos tutores de la vida se encargan de impedir el crecimiento personal por la condescedencia que a veces tienen evaluando a sus pupilos , gran estigma en la vida porque aprendemos solo a ser mediocres, debido a que no se puso rigurosidad de tutores a pupilos para poder ser sobresalientes. Hablando de tutores aprovecho la oportunidad para relatar una gran experiencia que tuve con una docente que no me hizo conducir por los rieles de la mediocridad , sino que me hizo divagar en mis pensamientos y reflexionar por mis actos, y extraje de eso crecimiento, madurez y experiencia al permitirme sufrir para aprender, por eso a veces es necesario golpearnos para sacar lo bueno de ese error.

    ResponderEliminar
  32. Que lo llamen a uno "mediocre", es una de las peores sensaciones que hay al recibir tan feo y deshonroso insulto, lo podria considerar como injuria a nuestra persona moral, en verdad el insulto da mucha rabia cuando lo unico que se hace es bien, pero pienso que si uno muestra tolerancia ante insultos que sean injustificados no hay mediocridad en el valor de transigir. La palabra es denigrante si, solo hay que sacarle lo bueno a lo que hayamos hecho con mediocridad, de lo malo sacamos lo bueno, sacamos mas experiencia, mas aprendizaje, mas conocimiento y mas nociones para no volver a hacer una obra con medocridad. Ahora bien apoyo la tesis de que toda medianía es negativa, porque si hacemos las cosas a media ¿ cómo vamos a llegar al objetivo bien hecho?, simplemente lo hacemos o no lo hacemos, y el resultado es positivo si lo hacemos completo, y negativo si lo hacemos a media, entonces para efectos de este comentario asimilo la mediania con lo negativo por lo que acabo de decir.

    ResponderEliminar
  33. Pues la verdad, no me pareció tan interesante hablar de este tema, para mí, solo es cuestión de darle importancia a una palabra. Yo no tengo la facultad de cambiar el idioma castellano, pero pasa esto con muchos vocablos, como por ejemplo la palabra "regular" al usarla en una frase como "te ha ido regular en el examen" diciendo que te fue mal, contemplando que esta palabra tiene varios significados como cuando uno dice "es un delantero regular anotando goles" que quiere decir que hace su trabajo bien, hacer goles. Se me asemeja a mediocre, que en lo común yo la uso como algo de mala calidad o con una poca capacidad en algo. Personalmente pienso que el autor se ahoga en un vaso con agua, queriendo analizar una palabra, le busca los orígenes de tal, para quizá tratar de convencer que lo mediocre es lo normal en un ser humano, que todos lo somos, que en la vida alguna vez lo fuimos o algo así.

    Pero bueno, como yo sé que todos los seres humanos no vamos a ser excelentes, no voy a considerar que seamos mediocres pues cada quien se destaca en algo, lucha por algo, hasta el más malo. La mediocridad es , por lo menos a mi concepto sinónimo de flojera, de una persona facilista, que no lucha por algo, y se nota el rendimiento de una persona cuando es mediocre. Qué mediocre habilis ni que nada, me parece tan tonto ese apelativo, y que darwinista, pero bueno, ojalá que haya disfrutado el autor escribiendo su mediocre escrito, ya que él se reconoce como mediocre en casi todo.

    ResponderEliminar
  34. Jamas me imagine que una palabra tan comun y ademas utilizada de forma negativa y despectiva tenga toda una historia y evolucion. Pienso que la sociedad como bien lo dice el texto se degrada, al medir y ser medidos. Pero esto es real! Normalmente vivimos en competencia en buscar ser mejor que el otro o evaluar las actuaciones y capacidades de los demas para asi poder evaluar las propias. Todas las personas quieres siempre hacerlo mejor que el otro .. y es una cadena por esto siempre existiran personas en un nivel superior e inferior. Concidero que no podemos evaluarnos ni evaluar nuestra capacidad tomando como referencia a otras personas ya que cada uno es diferente y cuenta con formas y metodos de realizar las cosas de manera distinta y unica.

    ResponderEliminar
  35. No me gustó el artículo, no me pareció buena la idea del autor de
    dedicarse a escribir sobre esta palabra tan fea “mediocridad”.

    La RAE define esta palabra como “De calidad media”, “De poco mérito, tirando a malo”. Para mí, la mediocridad la lleva marcada de por vida una persona que se queda atascada en el largo camino para llegar al aprendizaje, que se va formando al pasar el tiempo por medio de las vivencias, para mí el mediocre no nace, se hace! Y la primera escuela para su formación es la familia.

    ResponderEliminar
  36. La mediocridad es algo que va en todo los seres humanos, en cada manera de realizar una actividad que para algunos parece muy fácil, resultar para otros demasiado complicado, y eso lo hace mediocre, pues esto es lo que entendí considerando el mensaje del autor, que ser mediocre es hacer algo normalmente que otros lo hacen bien, si tú no eres excelente, eres mediocre, aunque me gusta el final del texto, que la gente mediocre puede tener facultades que llegan a tener más reconocimiento que los que son mejores que estas.

    No estoy de acuerdo, pues siento que es una palabra un poco despectiva, que para mi va menos de lo normal, no la he escuchado de otra forma, mediocridad de una nota 5.0 sería 2.5 y eso es malo para mí, y quizá es algo similar a lo que trata de decir el autor.

    ResponderEliminar
  37. JUAN CAMILO PINEDA DE LA OSSA
    La mediocridad es algo que en algún momento de nuestra vida todos experimentamos de alguna forma, ser mediocre es estar en medio de, es decir, no estar por debajo, ni por encima. "mediocre" es una palabra que hemos malinterpretado, pero esto nos ha hecho buscar estar por encima de ese grado de normalidad para no ser llamados por esa palabra que sin ser en sí denigrante hemos hecho de ella un tabú.

    ResponderEliminar
  38. mediocre es una palabra que a medida de que ha pasado el tiempo hemos ido tergiversado su significado para hablar de personas que hacen las cosas a medias; pero realmente la mediocridad está muy presente en los individuos a lo largo de su vida, ya que todos somos mediocres en algo como lo dice el texto, ya que centramos nuestro esfuerzo y perseverancia en las cosas que nos apasionan, por lo tanto la mediocridad tiende a ser relativa.
    MARIA ALEJANDRA NARVÁEZ G.

    ResponderEliminar
  39. Será que trazar una meta y llegar a ella por los medios que sea; sin importar el tiempo que dure; ni si se anda a media marcha cuando los demás van con el pedal a fondo; o cuando todos han llegado al final, solo vamos por la mitad del camino, ¿es ser alguien mediocre? Bien, desde el punto de vista del autor mediocre es aquel que solo deja lo que hace a la mitad. Puede que aquel que ha terminado ve a su compañero como mediocre porque sigue andando el camino que ya el recorrido con prisa. ¿que hacer con un mediocre? Alentarlo en la marcha a terminar su camino.

    ResponderEliminar
  40. Me pareció un texto claro, expone los contextos historicos y el valor que se le daba a cada concepto según la época, personalmente elijo la tesis de que todos somos únicos, toda persona se desarrolla y se desenvuelve de manera distinta, así como cada quien tiene sus métodos y metas, por lo que su condición social le permite y por sus capacidades, así que no podemos decir que una persona es mediocre por conformarse con algo, ya que no sabemos si es que en verdad no quiere o no puede, entonces la mediocridad para mi es un concepto subjetivo.

    ResponderEliminar
  41. Un texto hecho por un Gran Mediocre.
    No hay una sola persona en el mundo que haga algo que otro no pueda superar, así funciona la vida, entonces si eres el joven mas inteligente de Colombia eres un mediocre, porque hay otros jóvenes que son los mejores en sus países natales, tu serias otro joven super inteligente del montón de jovenes super inteligentes; esta regla es aplicable a todos los asuntos, me atrevo a decir. La mediocridad a decir verdad es algo que pocos tienen, mantenerse en una línea constante, sin caer, sin subir, ¿solo estando en la linea? Wao, no conozco a muchos que puedan hacer eso. Hay unos que se denominan mediocres pero son unos mentirosos confundidos, se llaman a si mismos mediocres con la esperanza de que todo su ser les escuche y reaccionen y se vuelvan los mejores de una vez por todas. Que vuelvan los buenos mediocres, ellos merecen algo de gloria.

    ResponderEliminar
  42. No me gusto este texto, solo por el simple hecho de que nadie es perfecto y todos en algún momento de nuestra vida hemos tenido episodios de mediocridad, Yo los he tenido pero es algo muy inherente e irrelevante porque todo llega y pasa por algo pero de todo eso se debe aprender, y de la mediocridad he aprendido a hacer mejor todo lo que me propongo aunque esta sea una opinion realmente personal.

    ResponderEliminar
  43. La mediocridad es algo natural en el ser humano, nadie puede decir he superado todo en la vida, soy el mejor de todo a menos que tenga el ego muy alto y no quiera reconocer las debilidades a las que estamos expestos, sencillamente el texto nos dice ¿ que hacer con los mediocres? pues la repuesta es simple dejarlos ser mediocres por un momento para dejar salir ese periodo de idealizacion de perfeccion que poseemos las personas.

    ResponderEliminar
  44. Será que sí nos proponemos una meta y por cualquier motivo se busca finalizar este objetivo, es ser mediocre? Pues entonces todos somos mediocres y es que tanto es así que cualquiera al que no le parezca que lo que estas haciendo esta bien hecho te va a llamar mediocre, pues entonces somos todos mediocre y que más se va a hacer, entonces cada cual se reservé su opinión para que no sea un mediocre al opinar.

    ResponderEliminar
  45. el texto nos señala algo muy importante es en la constante competencia que vivimos los seres humanos en la sociedad, quien puede mas, quien es el mas exitoso,quien tiene mas dinero a todo le estamos dando un calificativo por grados de capacidad pero nos olvidamos que hay que ser un poco sencillos y entender que no podemos ser perfectos, que todos en algún momento fallamos y que efectivamente no somos iguales, ni tenemos las mismas capacidades cada ser humanos es único

    ResponderEliminar
  46. Es muy cierto el texto, pero mas cierto es que la perfección es inalcanzable por el hombre, si lo miramos hasta la velocidad de la luz no puede superarse, cuando lo va a hacer vuelve a su punto normal y no logra ser más rápida de lo que es, así somos los seres humanos cuando pensamos dominar un tema, un objeto, una cosa, etc, la partida se voltea y nos demuestra que aun nos falta. En cuanto el sistema calificador es una forma de medir que tan mediocre somos, hay que aceptar que no todos somos igualmente capaces al otro.

    ResponderEliminar
  47. El texto es muy amplio interesante debido a que hoy en dia nos encontramos en un mundo competitivo donde cada quien tiene sus propios propositos metas y cada dia desea superarse mas y realizarlas a su manera

    ResponderEliminar
  48. Me parece un texto interesante,lleno de muchas cosas que pueden ser materia de estudio o por lo menos que merecen sacar un espacio de nuestro tiempo y discutir al respecto, creo que los que nos quiere decir el autor es que naturalmente los seres humanos tenemos sueños y metas por cumplir, pero que hacemos realmente para alcanzar nuestros objetivos? , es aquí donde nos preguntamos , somos mediocres ?

    ResponderEliminar
  49. De los mejore post, la mediocridad es un factor constante en países subdesarrollados en donde los dirijentes quieren dar contentillo, regalando dinero mensuales por ser madre cabeza de hogar, primero hay que dejar de ser flojos y después no no es después es todo o nada

    ResponderEliminar
  50. Me parece un texto interesante ya que el autor nos permite hacer un auto análisis y hacer un paralelo con nuestra propia realidad ..¿acaso somos mediocres hábiles? ese tipo de interrogantes no los debemos hacer, de esta forma podemos auto-censurarnos y decidir si queremos alcanzar nuestras metas con méritos reales y no con comportamientos mediocres que lo que buscan es satisfacer un interés personal que aunque se logre trepar y llegar a la meta no garantiza una verdadera satisfacción, si no por el contrario un triunfo vago e incompetente.....

    ResponderEliminar
  51. sueños, metas, ilusiones son estos pensamientos los que guían la travesía del hombre en su camino, lleno de pasiones,dolor, desgracias, felicidad. Pero la realidad es podemos pensar muchas cosas pero ¿que hacemos para hacerlas posibles ? esto es lo que diferencia a muchas personas que se quedan en el mundo ideal y las otras que son capaces de transformar los pensamientos en acciones, sin importar los obstáculos que se presenten en esta travesía. pues los que no nos mata nos hace mas fuerte dicen los triunfadores, y los que no solo les queda vivir en el olvido de los normales, y olvidar para no sentir dolor ante el fracaso

    ResponderEliminar
  52. El texto es muy interesante y hasta resulta revelador en medida que el autor nos muestra que todos tenemos metas, sueños, deseos, emociones, sentimiento que deseamos cumplir o expresar pero no lo hacemos y es hay donde entramos en el problema de la mediocridad.

    ResponderEliminar
  53. este tema a demás de ser muy productivo para tratar de en focalizarnos, a hacernos una auto reflexión,de como estamos en la sociedad en el constate rose con la personas, el texto no dice que seremos mediocre si solo buscamos el valor de las cosas a su mediana dimencion, si no importante no es aprender a entender a crear a investigar a divertirse a resolver problemas a ayudar si no a competir y ganar.

    ResponderEliminar
  54. Aveces pensamos que las palabras significan lo que uno cree y juzgamos sin tener en cuenta que estamoa fallando al no tener conocimientos de algunos terminos ...por otro lado es muy enriquecedor el texto y nos llena de mucho conocimiento agregandole que todos buscamos alcanzar nuestras metas

    ResponderEliminar
  55. el poco interés y el querer obtener mucho sin hacer nada, es lo que nos conlleva día a día a ser personas mediocres hasta el punto de convertirnos en seres incapaces. La poca falta de entrenamiento cerebral, es decir, el poco trabajo que realizamos a diario y el bajo nivel de exigencia que tenemos para con nosotros mismos, es la principal causa de lo que como sociedad padecemos: La pobreza. Somos pobres en entendimiento, somos pobres de espíritu, carecemos de constancia, empeño y dedicación.. he ahí la causa de nuestra actual realidad!!

    ResponderEliminar
  56. Nadie es experto en todo, por eso es importante desarrollar las habilidades donde somos fuertes y competitivos.

    ResponderEliminar
  57. No todos podemos ser los números uno ni los peores, pero
    considero que hay personas trepadoras que dependen de tirar al otro o de
    arrodillarse al que consideran superior para tomar el correspondiente impulso,
    a esa clase de personas las considero mediocres
    no son capaces de lograr sus objetivos por sus propios medios.

    ResponderEliminar
  58. Considero que no existe en el mundo una persona "bruta", sino que se ha creado el estigma de que las personas desordenadas, indisciplinadas y que no organizan su tiempo son determinados de tal manera, pero es diferente ser bruto a ser descuidado o desordenado.
    Para ser considerado el mejor se necesita esfuerzo, no todo es inherente a la persona, a veces las cosas se logran o consiguen a través de la experiencia.
    tampoco considero a nadie mediocre, solo pienso que existen en el mundo diferentes tipos de personas (las ordenadas, las desordenadas y las neutras) de igual forma si no existiera esta diferencia, todo fuera homogéneo y aunque unos desarrollen el conocimiento más que otros, de las personas que no lo desarrollan también aprendemos algo.

    ResponderEliminar
  59. Indiscutiblemente el léxico empleado por
    autor es admirable, la forma en la que se expresa nos lleva a pensar mucho más
    allá de lo que anteriormente lo pudimos haber hecho. Comparto el pensamiento de
    que al ser cada ser humano único, intentar compararlo lo reduce en todos los
    aspectos, puesto que no somos iguales y esa diferencia es nuestra razón de ser.
    La grandeza “muestra su altura en preferir las cosas medianas a las
    eminentes” es la muestra de que
    por miedo a no poder llegar a igualarse a lo eminente, es preferible acoplarse
    a lo mediano para así poder ser iguales o mejores que esto. Muy cierto es que aprender no es lo mismo que las
    calificaciones, no es correcto deducir que si el estudiante que mejores
    calificaciones arroja es el mejor, suele suceder que en muchas ocasiones esto no
    es así, sin desmeritar a los que reflejan su aprendizaje en sus notas. Se
    entiende bien que a nuestra sociedad solo le interesa inculcarnos la competencia,
    puesto a lo que nos prepara no es a realizar las cosas con ímpetu sino con ambición
    de ser el mejor, sin importar si al hacerlo disfrutamos de ello.

    ResponderEliminar
  60. El léxico empleado por autor es indiscutiblemente admirable, la forma en la que se expresa nos lleva a pensar mucho más allá de lo que anteriormente lo pudimos haber hecho. Comparto el pensamiento de que al ser cada ser humano único, intentar compararlo lo reduce en todos los aspectos, puesto que no somos iguales y esa diferencia es nuestra razón de ser. La grandeza “muestra su altura en preferir las cosas medianas a las eminentes” es la muestra de que por miedo a no poder llegar a igualarse a lo eminente, es preferible acoplarse a lo mediano para así poder ser iguales o mejores que esto. Muy cierto es que aprender no es lo mismo que las calificaciones, no es correcto deducir que si el estudiante que mejores calificaciones arroja es el mejor, suele suceder que en muchas ocasiones esto no es así, sin desmeritar a los que reflejan su aprendizaje en sus notas. Se entiende bien que a nuestra sociedad solo le interesa inculcarnos la competencia, puesto a lo que nos prepara no es a realizar las cosas con ímpetu sino con ambición de ser el mejor, sin importar si al hacerlo disfrutamos de ello.

    ResponderEliminar
  61. Interesante la manera de como hace ver el texto al individuo como persona que se supera por sus mismo medios y ganas de salir adelante sin tener la necesidad de competir con otro. cada quien ve como relumbra ante la sociedad, sin importar el que dirán, todo somos igual ante los ojos de Dios pero cada quien vela por como quiere hacerse ver en su contorno.

    ResponderEliminar
  62. HAY QUE DEJAR DE SER MEDIOCRES Y EMPEZAR ANALIZAR LA SITUACION HACER ALGO PARA CAMBIARLA APROVECHAR EL ESTUDIO PARA QUE AL MOMENTO DE LLEGAR AL PODER Y A LA GLORIA NO SEAMOS UNA DESCEPCION SI NO UNA PUERTA MAS PARA CAMBIAR LA REALIDAD DEL PAIS
    MAS PRACTICA MENOS TECNICOS

    ResponderEliminar
  63. Es muy cierto lo que se menciona en el artículo, pero también es refutable el hecho de que se diga que solo las personas mediocres e incompetentes lleguen a los mejores puestos, por que también hay evidencia de personas muy preparadas e inteligentes que alcanzan grandes puestos dentro de la sociedad, es mas, me atrevería a afirmar que el 90% de esos mediocres son unos suertudos que supieron jugar bien sus cartas y que en cualquier momento se destronan en cuanto empiezan a mostrar su conocimiento, Por lo general vemos a personas escalando hasta llegar a cierta posición privilegiada que genera un tipo de"liderazgo" este es confundido con el despotismo y se vuelven ostentosos y lo que menos hacen es trabajar, solo demostrar que pueden mandar aunque no sepan. El problema de la mediocridad entronizada es particularmente grave en una cultura política y empresarial que valora la obediencia por encima de cualquier valor, incluso la lealtad.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Deja tu comentario aqui:

Entradas populares de este blog

Algo muy grave va a suceder en este pueblo- Gabriel García Marquez

Cuento contado por García Márquez en un congreso de escritores.) Imagínese usted un pueblo muy pequeño donde hay una señora vieja que tiene dos hijos, uno de 17 y una hija de 14. Está sirviéndoles el desayuno y tiene una expresión de preocupación. Los hijos le preguntan qué le pasa y ella les responde:
-No sé, pero he amanecido con el presentimiento de que algo muy grave va a sucederle a este pueblo. Ellos se ríen de la madre. Dicen que esos son presentimientos de vieja, cosas que pasan. El hijo se va a jugar al billar, y en el momento en que va a tirar una carambola sencillísima, el otro jugador le dice: -Te apuesto un peso a que no la haces. Todos se ríen. Él se ríe. Tira la carambola y no la hace. Paga su peso y todos le preguntan qué pasó, si era una carambola sencilla. Contesta: -Es cierto, pero me ha quedado la preocupación de una cosa que me dijo mi madre esta mañana sobre algo grave que va a suceder a este pueblo. Todos se ríen de él, y el que se ha ganado su peso regresa a su casa, …

UNA FAMILIA -BOTERO