Ir al contenido principal

SEGUNDO DISCURSO DEMÓSTENES CONTRA FILIPO


Repetidamente me vengo dando cuenta, varones atenienses, de que cuando se pronuncian discursos acerca de lo que Filipo hace y deshace por la fuerza contraviniendo las cláusulas del tratado de paz, los pronunciados en favor nuestro aparecen beneficiosos y justos y de que todos vosotros juzgáis que los oradores que acusan a Filipo dicen lo que deben decir. Pero también me doy cuenta de que no se pone en práctica absolutamente nada de lo que sería necesario hacer; ni siquiera aquello que justificaría el estar escuchando a los oradores. Al revés, la situación general de la ciudad ha llegado a un punto tal que, cuando más y más claramente se comprueba que Filipo comete transgresiones contra la paz que concluyó con vosotros y maquina proyectos contra todos los helenos, tanto más difícil resulta aconsejaros lo que debe hacerse.

La causa de esto radica en que, necesitándose reprimir con hechos y no sólo con palabras a quienes buscan por encima de todo aumentar sus caudales, nosotros los oradores rehuimos proponeros y aconsejaros nada, temerosos de vuestra animosidad; en cambio, disertamos largamente sobre lo que está haciendo Filipo. Insistiendo en que son cosas terribles y difíciles de tolerar. Los que me escucháis estáis mejor preparados que Filipo para lanzar discursos rebosantes de justicia y para comprender a otros cuando los pronuncian, pero no dáis muestras de energía para marcarle el alto en las empresas en que se ha embarcado.

Con lo cual acontece lógicamente lo que no puede menos de acontecer: que prospera aquello en lo que cada cual pone su empeño y diligencia; los hechos para Filipo y para vosotros los discursos. De moco que si también en el día de hoy nos basta con exponer lo que conviene la cosa resulta fácil y no requiere esfuerzo alguno. Pero si se hace necesario examinar el modo de que la situación actual mejore y los males no vayan aún más lejos, sin apenas nosotros darnos cuenta, y la manera de que no se levante un poderío tan enorme que ya no podamos enfrentárnosle, entonces es menester que modifiquemos el método de deliberar, dejando a un lado el anterior; porque, ya se trate de nosotros, los oradores, o de vosotros, los oyentes, hay que preferir lo útil y conveniente a lo más fácil y agradable.

Ante todo, varones atenienses, me maravilla que alguien pueda sentirse tranquilo viendo cuán poderoso es ya Filipo y de cuántas regiones se ha apoderado, y juzgue que eso no implica un peligro para la ciudad, y que todo junto sean preparativos contra nosotros. Y a todos quiero suplicar indistintamente que escuchéis la exposición que en pocas palabras haré de las razones que me hacen prever todo lo contrario y considerar a Filipo como un enemigo, a fin de que, caso de que halléis mejores mis previsiones, hagáis caso de mí; pero si preferís a quienes se mantienen tranquilos y en él confían, a ellos sigáis.

Porque yo varones atenienses, discurro así: ¿De qué ha empezado Filipo a hacerse dueño, una vez concluída la paz? De las Termópilas y de la República de F6cida. ¿Por qué? ¿Qué uso ha hecho de ello? Ha elegido servir a los intereses de los tebanos y no a los de los atenienses. Pero, ¿por qué? Porque dirigiendo sus cálculos a su engrandecimiento y a subyugarlo todo y no hacia la paz, ni la tranquilidad, ni nada que sea justo, creo que ha visto muY bien que a nuestra ciudad y a un pueblo como el vuestro nada podía prometer ni hacer que le indujera a abandonar por vuestra ventaja personal ninguno de los demás países griegos, sino que, al contrario, teniendo en cuenta lo que es justo, huyendo de la infamia que representa una política semejante y previniendo todo lo que sea necesario, caso de que emprendiera algo parecido, os opondríais a él en forma tan enérgica como si con él estuvierais en guerra. En cambio pensaba -y así ha ocurrido- que los tebanos, a trueque de ciertas ventajas, le dejarían hacer cuanto quisiera en todo lo demás, y no sólo no intentarían nada en contra suya ni le detendrían, sino que harían la campaña junto a él si así se lo mandaba. Y actualmente favorece a los mesenios y a los argivos por las mismas razones. Lo cual es el elogio más grande para vosotros, varones atenienses.

Porque, según se desprende de estos hechos, sois temidos por él como los únicos que entre todos sois incapaces de sacrificar los derechos comunes de Grecia para vuestro beneficio personal, ni cambiar por ningún favor ni interés vuestra lealtad hacia los griegos; y tiene razón al suponer esto de vosotros, cosa muy contraria a lo que supone de los argivos y de los tebanos: no sólo tiene en cuenta el presente, sino también el pasado. Y se da cuenta y oye decir que cuando a vuestros antepasados les era posible señorear sobre los demás griegos a condición de que aquéllos obedecieran al Rey, no sólo no aceptaron esta propuesta cuando Alejandro, el antepasado de Filipo, llegó en su calidad de heraldo a proponérselo, sino que prefirieron abandonar su país y afrontar toda clase de sufrimientos; y luego de esto realizaron tales hazañas que todo el mundo siente deseo de contarlas, pero nadie ha podido celebrarlas dignamente; y por esto también yo haré bien en dejar este asunto, porque las acciones de ellos son demasiado grandes para que nadie las iguale con palabras; en cambio, los antepasados de los tebanos y de los argivos combatieron unos al lado de los bárbaros y los otros no se resistieron a Filipo, como éste sabe muy bien. Por tanto no ignora que estos dos pueblos acogerían con gusto cuanto les fuera particularmente ventajoso, sin parar mientes en los intéreses comunes a los demás griegos. Por ello suponía que si os tomaba a vosotros, obtendría unos amigos para las causas justas, en tanto que si se unía con ellos lograría unos auxiliares, para su ambición. He aquí por qué entonces y ahora los ha preferido a vosotros; y no porque los vea más provistos de galeras que vosotros, ni porque le haya impulsado a renunciar al mar y a los puertos comerciales, ni porque se acuerde de las palabras ni de las promesas mediante las cuales obtuvo la paz.

Mas, ¡por Zeus!, tal vez alguien dirá, con aires de saberlo todo, que no es por ambición ni por ninguno de los motivos que le imputo que Filipo haya obrado de esta forma, sino porque se da cuenta, de que los tebanos tienen más razón que vosotros. He aquí precisamente el único argumento que hoy no puede alegar Filipo; porque el hombre que ordena a los lacedemonios que renuncien a Mesenia, ¿cómo podría, luego de haber entregado a Orcomenes y Queronea a los tebanos, argumentar que lo ha efectuado porque lo consideraba justo?

Pero se ha visto forzado por Zeus, a ello, me dirán como defensa última y a disgusto suyo, cogido entre la caballería tesalia y la infantería tebana, ha tenido que hacer esas concesiones. Muy bien: por esto dicen que actualmente desconfía de los tebanos y hay personas que hacen correr que va a fortificar Elatea.

Yo opino que sí, que tiene esta intención y que la seguirá manteniendo; pero, en cambio, cuando se trata de unirse con los mesenios y los argivos contra los lacedemonios, no tiene ninguna intención de ello, pues les manda mercenarios y dinero, y parece que le esperan a él en persona con un gran ejército. ¿Destruye a los lacedemonios porque son enemigos de los tebanos y en cambio salva actualmente a los focenses que arruinó de buenas a primeras? ¿Y quién iba a creerse esto? No; a pesar de que Filipo hubiera efectuado eso antes a la fuerza y contra su voluntad y que actualmente se desentendiera de los tebanos, no sospecho que se mostrase en forma tan constante como adversario de los enemigos de éstos; al contrario, de lo que actualmente realiza se deduce que también hizo aquello otro porque quiso, y todo junto, si uno lo observa bien, demuestra que toda su política está ordenada contra nuestra ciudad.

Además, en cierta manera, se ve obligado a ello. Fijaos: quiere dominar, y ha comprendido que vosotros sois sus únicos antagonistas. Ya hace tiempo que os causa daños, y tiene plena conciencia de ello; porque las posiciones vuestras que actualmente ocupa son las que le aseguran sus otras conquistas. En efecto, si hubiera abandonado Anfípolis y Potidea; no podría considerarse seguro ni en su casa. Así pues, sabe estas dos cosas: que él hace planes contra vosotros y que tenéis noticias de ello. Y como os considera inteligentes, piensa que tenéis razones para odiarIo y por eso está irritado; porque prevé que será castigado si se os presenta ocasión caso de que él no se os adelante a hacerlo. Por eso vigila, está alerta y halaga a algunos tebanos contra nuestra ciudad, así como a los peloponenses que simpatizan con sus deseos. Piensa que su ambición hará que acepten las ventajas inmediatas y su estupidez no les dejará prever nada de lo que vendrá posteriormente. De todos modos, la gente que reflexione, aunque sea un poco, podrá contemplar bajo sus ojos los ejemplos que he tenido ocasión de citar á los mesenios y a los argivos. Pero tal vez valdría más que os lo explicara también a vosotros.

¿Os imagináis, mesenios, les decía, con qué impaciencia los olintios hubieran escuchado a alguien que hubiese hablado contra Filipo en aquella época en que éste les abandonaba Antemunte, ciudad que hasta entonces todos los reyes de Macedonia habían reivindicado y les regalaba Potidea después de haber ahuyentado de ella a los colonos atenienses o arrostraba la enemistad de Atenas, a fin de darles a ellos el usufructo de aquel territorio? ¿Pensáis que esperaban ser objeto de un trato como el que han recibido, y que si alguien se lo hubiese dicho no le habrían hecho caso? Nada de esto.

Y, ¿qué decir de los tesalos? Créeis, les decía yo, cuando Filipo expulsaba a su tiranos, o todavía, cuando les entregaba Nicea y Magnesia, y esperaban ellos esta decarquía que actualmente ha instituido en su casa que quien les devuelve el puesto del Consejo Anfictiónico va a quedarse con sus propias riendas? Nada de esto. Y con todo, ahí ha ocurrido, y todo el mundo puede saberlo. Y vosotros -les aconsejaba contemplad los dones y las promesas de Filipo; pero si tenéis cordura, rogad a los dioses que no tengáis que ver sus engaños y sus trapacerías. Claro está. ¡Por Zeus!, les decía yo, que hay toda clase de inventos para proteger y asegurar las ciudades, como estacadas, murallas fosos y otras cosas parecidas. Todo esto tiene que efectuarse con las manos Y trae aparejado unos gastos; pero el instinto, en los hombres razonables, tiene en sí mismo una salvaguarda común, que es una protección excelente para todo el mundo, pero especialmente para las democracias frente a los tiranos. ¿Y qué es ello? La desconfianza. Guardadla y aferraos a ella: si la conserváis no tendréis que sufrir ningún daño. ¿Qué deseáis? -les predecía-. ¿La libertad? ¿Pues no veis que incluso los títulos de Filipo son lo más contrario de ella? Los reyes y los tiranos son por naturaleza enemigos de la libertad y adversarios de las leyes. ¿No queréis vigilar que buscando saliros de una guerra os encontréis con un tirano?

Pero ellos, luego de haber oído esto y de haberlo aprobado tumultuosamente como otros muchos discursos de los embajadores -primero ante mí y, según parece, también más tarde-, no se desprenderán de la amistad de Filipo ni de sus promesas. Y eso nada tiene de absurdo, o sea que unos mesenios y unos peloponenses tomen un partido diferente del que racionalmente se les hace comprender que es el mejor. Mas vosotros, que comprendéis por vosotros mismos y que oís decir a los oradores que se están efectuando planes contra vosotros y que se os rodea de trampas, me temo que, por no hacer nada a tiempo, cuando menos lo penséis tendréis que hacer frente a todo. De tal forma el goce inmediato y la molicie tienen mucha mayor fuerza que los intereses futuros.

En cuanto a lo que os es necesario hacer, ya lo discutiremos más tarde entre vosotros si tenéis cordura; pero qué respuesta tenéis que dar ahora y qué cosa tenéis que decidir con vuestro voto, voy a decíroslo en seguida. (Interrupción mientras salen los embajadores)

Sería justo en estos momentos, ¡oh atenienses!, que llamaseis a quienes os han traído las promesas a base de las cuales os han persuadido a efectuar la paz. Porque ni yo hubiera consentido nunca en encargarme de la embajada, ni VOsotros, ya lo sé, habríais puesto fin a la guerra si hubieseis pensado que Filipo, una vez obtenida la paz, haría cuanto ha realizado. Pero lo que entonces se dijo era cosa muy diferente a lo que ha ocurrido. Y todavía sería necesario llamar a otros. ¿Quiénes? Aquellos que, cuando una vez efectuada la paz, al regresar yo de la segunda embajada que mandasteis para el intercambio de juramentos, dime cuenta de que engañaban a la ciudad y lo dije y lo atestigüé públicamente, oponiéndome al abandono de las Termópilas y de la Fócida, decían que ya era de esperar que un abstemio como yo fuera un cascarrabias y un mal genio; pero que Filipo; si pasaba adelante, haría todo lo que vosotros podíais desear y fortificaría Tespia y Platea, pondría fin a la insolencia de los tebanos, abriría a su costa un canal a través del Quersoneso y os devolvería Eubea y Oropos a cambio de Anfípolis. Porque todo esto fue dicho aquí mismo, en esta tribuna; ya sé que lo recordáis, aunque vosotros no sois muy buenos para recordar aquellas cosas que os causan daño. Y lo más ignominioso de todo es que, en vista de esas esperanzas, decretasteis que este pacto sería válido para vuestros descendientes. Tan completamente hechizados estabais.

Mas, ¿por qué refiero actualmente esto y por qué afirmo que es necesario llamar a aquellos hombres? ¡Por los dioses!, voy a deciros la verdad, con entera franqueza y sin ocultar nada. No para llegar a los insultos ni para dar ocasión de hablar en plan de igualdad ante vosotros, procurando a quienes han chocado conmigo desde el primer momento una excusa para volver a cobrar de Filipo; ni tampoco para poder hablar con entera libertad. No, pero pienso que algún día las acciones de Filipo os causarán más daño que hoy, porque contemplo los progresos que realiza su empresa y no quisiera acertarlo, mas temo que esto esté ya demasiado próximo. Y cuando no os quede posibilidad de desentenderos de los acontecimientos ni oigáis decir, a mí o a cualquier otro, que todo va contra vosotros, sino que lo veáis con vuestros propios ojos y os deis perfecta cuenta de ello, pienso que entonces no os irritaréis y que seréis rigurosos. Por eso tengo miedo de que frente al silencio de los embajadores, que mucho se han guardado de decir por qué razones saben ellos que los han sobornado, vuestra indignación caiga sobre quienes se esfuerzan en enderezar alguna de las cosas que por culpa de ellos se han torcido. Porque observo que a menudo ciertos hombres desatan su rabia, no contra los culpables, sino contra quienes tienen más a mano.

Por tanto, mientras aún se están fraguando los acontecimientos y nosotros nos escuchamos mutuamente, quiero recordar a cada uno de vosotros, a pesar de que todos lo sabéis muy bien, que es el hombre que os convenció para que abandonarais la Fócida y las Termópilas, abandono que hizo de Filipo el dueño de la una y de las otras, le ha hecho asimismo dueño de los caminos del Ática y del Peloponeso y os ha forzado a deliberar, no sobre vuestros derechos ni sobre la situación exterior, sino sobre la situación del país y la guerra contra el Ática, esta guerra que a todos hará sufrir cuando esté aquí, pero que nació aquel mismo día. Porque si entonces no hubieseis sido engañados, actualmente no existiría problema para la ciudad: No, Filipo no hubiera podido obtener ni una victoria naval que le permitiese venir hacia el Ática con un ejército ni atacarnos por tierra a través de las Termópilas y de la Fócida. Antes bien, o hubiera procedido con arreglo a derecho, manteniendo la paz y sin promover querellas, o bien inmediatamente se hubiese encontrado en una guerra parecida a la que entonces le hizo desear la paz.

Os he dicho lo suficiente para despertar vuestros recuerdos. Mas, por los dioses, que estas cosas no lleguen a verificarse nunca con demasiada exactitud. Porque no querría yo que nadie, ni aun siendo digno de la muerte, sufriera su castigo con daño y detrimento de nuestra ciudad."

Comentarios

  1. A través de este segundo discurso de Demostenes contra Filipo se puede apreciar la alta calidad de uno de los mas reconocidos oradores de la historia, debido a que se evidencia el poder de convencimiento por medio de la pasión impregnada en cada palabra del discurso que busca que el pueblo ateneo considere al rey Filipo II de Macedonia como un enemigo. En lo personal me hace reflexionar acerca de la manera en que se desarrolla la política en la actualidad y sobre todo en nuestro país, puesto que se han perdido los verdaderos ideales que se hacen necesarios para gobernar, aquellos que hacen parte de nuestra historia y están arraigados a nuestra sociedad y que fueron plasmados brillantemente en este discurso por Demostenes.

    ResponderEliminar
  2. Debo ser diáfano al afirmar que Demostenes para esa epoca era el mejor orador y que daba ideas que manifestabn su compromiso con la politica, es asi que en su discurso planteaba su posicion o concepcion en la cual debia estar el pueblo ateniense ante los mandatos de Filipo tal como lo hace al principio de dicho discurso, en la que los atenienses o helenos deben tomar una postura esceptica ante toda voluntad del gobernante griego, pero en ciertas ocasiones me cuestiono porque en partes del discurso se actua a favor del rey griego y otras en contras, de manera que en los ultimos parrafos del texto Demostenes nos da a conocer que el comportamiento de Filipo se debe al odio hacia los persas,en causa de que estos habian cometido una grave destruccion en Atenas y sus provincias, de manera que si Filipo no demostraba ante las demas naciones un estado solido, podia ser atacado y si lo demostraba y no hacia nada serian tachados de cobardes, luego asi puedo colegir con clara seguridad que Filipo imbuye una idea de gran poder en su ejercito para asi poder mantener un estado que luego se consideraria un imperio.

    ResponderEliminar
  3. Tal cual como lo expresa el discurso en un fragmento: "Observo que a menudo ciertos hombres desatan su rabia, no contra los culpables, sino contra quienes tienen más a mano" tiene total acertamiento ya que por cientos de años la humanidad solamente se ha dedicado a grandes y trágicas guerras, solo por el poder, el territorio y la fortuna.
    No puedo dejar atrás que actualmente no estamos lejos de esas conductas ancestrales del ser humano, sin embargo aún prevalecen los utópicos "discursos" políticos de nuestros gobernantes, y nuestra omisión como gobernados. Sería estupendo que todos tomáramos una posición como la de Demostenes y expresar nuestras inconformidades ante el gobierno y sus políticas de manejo e inversiones sociales.

    ResponderEliminar
  4. La lectura de este discurso resulta interesante en la manera que me doy cuenta de cómo Demóstenes le da importancia a la oratoria, a la buena escucha y la persuasión que esta puede tener en el pueblo mientras se haga con argumentos validos y veraces lo cual logra que el pueblo se dé cuenta de la realidad. Dejando claro que para cumplir estos objetivos hay que preferir por encima de lo fácil lo útil.
    También nos muestra dos sistemas de gobierno la tiranía y la democracia confirmando entre otras cosas la antigüedad de los sistemas y su perpetuación a través de la historia, asi como las ventajas y desventajas de cada uno pues la tiranía va en contra de las libertades mientras la democracia las desarrolla de manera controlada.
    En mi opinión lo cual nos es de mucha ayuda para el actual sistema judicial donde la oratoria es columna vertebral de los procesos.

    ResponderEliminar
  5. piensa mal y acertarás,frase célebre de maquiavelo , esta se ajusta para la anterior lectura por que sí bien demostenes dice que "si entonces no hubieses sido engañado ,actualmente no existiría problema para la ciudad".
    esta frase entra como anillo al dedo debido que la ingenuidad del pueblo conlleva al mismo fracaso de este . Loque demostenes busca es que el pueblo sea consecuente de su error utilizando la oratoria como método.

    ResponderEliminar
  6. Tal vez para la mayoría de nosotros los lectores discutir acerca de las intenciones del autor y de lo que en ese entonces aconteció resulta un tanto incómodo y poco interesante pues no cabe duda de que además de ser un documento histórico es sin duda alguna un texto impecable y muy importante para nuestro hablar jurídico , no comentare acerca de las pretensiones del autor como he visto lo han hecho muchos de ustedes, en mi opinión es muy útil tener conocimiento sobre estos temas de historia pero lo es aún más el saber interpretar y aplicar en nuestra vida como oradores del derecho esta particular forma de expresar argumentos e ideología. Mientras estuve leyendo solo pensaba en ese particular modo de expresar argumentos con el fin de convencer a no sé a cuántos hombres atenienses quienes escuchaban este discurso, considero; que más que discutir sobre lo que se dijo deberíamos discutir como se dijo y saberlo traducir a nuestros vidas pues el saber expresar ideas e interpretar bien los términos es una características que no todas las personas la ostentan y sin duda en nuestra profesión de abogados es tal vez la cualidad más importante para ser exitosos en lo que hacemos.

    ResponderEliminar
  7. Me gustaría de este discurso en principio otorgar una nueva perspectiva partiendo del discurso de Adolf Hitler q en mi opinión tiene una actitud y el mismo deseo de exhortar un espíritu nacionalista, como las palabras son mas peligrosas que un conflicto bélico real y como tanto Desmontenes como Hitler solo buscan mover las masas y tratan de atacar el orgullo, la ambición o el dolor patriótico para luchar contra el tirano en el caso de Filipo o contra los enemigos de Alemania.

    ResponderEliminar
  8. ¡Mis queridos compatriotas, hombres y mujeres alemanes!
    En la Biblia está escrito: "Lo que no es ni caliente ni frío lo quiero escupir de mi boca". Esta frase del gran Nazareno ha conservado hasta el día de hoy su honda validez. El que quiera deambular por el dorado camino del medio debe renunciar a la consecución de grandes y máximas metas. Hasta el día de hoy los términos medios y lo tibio también han seguido siendo la maldición de Alemania. La situación de nuestra patria, según la condición geográfica una de las más desfavorables en Europa, fue comprendida en realidad por primera vez, por el pequeño estado prusiano, odiado, un rival en sentido espiritual y material para todos los pueblos circundantes, le quedo reservado a este pequeño estado modelo llegar a ser el adalid del pensamiento alemán hasta aquella unión de los troncos alemanes que en el fondo, a pesar de dos guerras ganadas, aun no era una unión.
    Aun hoy somos el pueblo menos apreciado de la tierra. Un mundo de enemigos se alza contra nosotros y el alemán debe decidirse también hoy si quiere ser un soldado libre o un esclavo blanco. Las precondiciones bajo las cuales solo puede desenvolverse una estructura estatal alemana han de ser por consiguiente: unión de todos los alemanes de Europa, educación para la conciencia nacional y la disposición de poner todas las fuerzas nacionales enteramente al servicio de la nación.
    En lugar de representación de intereses patrios se hizo política dinástica, en lugar de política nacional, la internacionalización. Las palabras-impacto de "echar un puente entre todos los antagonismos", de fraternización, de tregua y otras similares. Los demócratas quieren salvar la democracia aunque Alemania sucumba por ello. Por la democracia afirma el demócrata que quiere morir, por lo general nunca se llega tan lejos. Una enormidad seria para él si la democracia sucumbiera. En la práctica se desarrollo, gracias a esta idea que conduce a la paralización del pueblo.
    Hace tres años he declarado en este mismo lugar que el derrumbe de la conciencia nacional alemana también arrastrara conjuntamente al abismo la vida económica alemana. Porque para la liberación se requiere más que política económica, se requiere más que laboriosidad, ¡para llegar a ser libre se requiere orgullo, voluntad, terquedad, odio, y nuevamente odio!
    ¿Qué se puede esperar de los gobiernos? Ellos sueñan con un milagro. Ellos sueñan con negociar, pero ¡para negociar se requiere poder! Una delegación con refuerzos de cuero en las rodillas va a París, trae de allí la decisión como don de gracia que allí es dictada por un poder superior, y la Nación Alemana da las gracias a la delegación por su "sentido del tacto", por su "sabia mesura", por su comportamiento en el "sentido de la más auténtica democracia", y el pueblo sucumbe a consecuencia de ello. Aun se puede comprar carbón, aun no ha desaparecido el último marco de oro. Tres cuencas carboníferas ya han sido enajenadas por dinero, pero yo creo que no nos será ahorrado aplicar a nosotros la sentencia de Clemenceau que rezaba: "Me batiré delante de París, en París y detrás de París". Por cierto con una pequeña modificación: no nos quisimos batir delante del Ruhr, no nos quisimos batir en el Ruhr, tendremos que batirnos detrás del Ruhr. La hoz, el martillo, la estrella y la bandera roja ascenderán sobre Alemania; pero Francia no devolverá el territorio del Ruhr. ¿Qué se puede hacer contra estos dos terribles peligros que amenazan con aniquilarnos? Desde arriba no viene el espíritu, el espíritu que purifique Alemania, que con escoba férrea limpie el gran establo de la democracia. Hacer esto es el cometido de nuestro movimiento. No ha de gastarse en superfluas batallas oratorias, sino que el estandarte con el disco blanco y la soviética negra será enarbolado sobre toda Alemania el día que será el día de la liberación de todo nuestro pueblo.

    ResponderEliminar
  9. En el segundo discurso, demóstenes muestra su inconformidad con la política empleada por Filipo, por ende demóstenes hace una advertencia al pueblo para que no se deje engañar por este tirano (Filipo), con la implementación de una paz falsa que no beneficia en ningún aspecto al pueblo, porque lo que en realidad Filipo desea es conquistar el territorio, y dejar al pueblo al asecho sin el reconocimiento de ningún tipo de derecho

    ResponderEliminar
  10. En el segundo discurso, demóstenes muestra su inconformidad con la política empleada por Filipo, por ende demóstenes hace una advertencia al pueblo para que no se deje engañar por este tirano (Filipo), con la implementación de una paz falsa que no beneficia en ningún aspecto al pueblo, porque lo que en realidad Filipo desea es conquistar el territorio, y dejar al pueblo al asecho sin el reconocimiento de ningún tipo de derecho

    ResponderEliminar
  11. De acuerdo con Demostenes en su intencion de querer demostrar la importancia de la oratoria y del saber escuchar con claridad cuando alguien se dirige a nosotros, no se si se le podria otorgar el titulo de mejor orador pero en su discurso si nos hace reflexionar y esa es la verdadera intencion del buen orador con pasion cuestionar al que lo escucha, en cuanto a la politica de esa epoca se ve la gran diferencia con la de la actualidad el poder en cabeza de una sola persona y ahora distribuida de manera diferente.

    ResponderEliminar
  12. Puedo proyectar dos puntos de vista muy importantes, por me dio de el contraste del primer y segundo discurso de Demóstenes, y son:

    El primer discurso refleja el problema del imperio desde el punto de vista de griegos-filipo, de tal manera que solo se ve esas problemáticas desde ese punto de partida. Luego al comenzar hablar del segundo discurso puedo comenzar con el segundo punto de vista.

    Este no carece de prioridad con respecto a las distintas relaciones, entre el imperio griego y sus pueblos mas cercanos, es así que al contrastarlo con el segundo discurso ya estamos hablando de los problemas del imperio pero ya con relación a los lacedemonios, mesenios entre otros, puede que en ciertas partes del discurso lo traten de pueblos aliados a excepción de los lacedemonios y bárbaros, que claramente los tratan de enemigos del pueblo griego, por mi parte existe una corrupción a escondidas de filipo, en la que ni el ni pueblo griego saldrán beneficiados por estas razones:

    Hubo choques entre el ya sea imperio o pueblo como se le llamara, de los griegos, con diferentes comunidades como lo fueron los agavios y mesenios, lo cual me hace pensar, por supuesto que existe un odio profundo entre estas naciones.

    Complementando la anterior razón, puedo asumir que si se aliaron en la actualidad de acuerdo a como lo plantea el discurso, me parece muy extraño que esto suceda ahí llega la idea de demóstenes y es que filipo no ha observado el caos que se formara si tiene a estos pueblos sin observación alguna, y es ahí donde nuestro orador pide al pueblo que hagan valer sus derechos, porque esos pueblos vecinos pueden revelarse en contra de los griegos.

    Es asi que termino mi comentario, caracterizando a Demóstenes como uno de los primero en hablar de Democracia "Donde hay guerra, existe un tirano" al igual como lo ha pensado mi compañero anwar elias jalilie.

    ResponderEliminar
  13. A mi parecer lo que hace demóstenes en este discurso es una critica felipo porque este esta velando por los intereses de otros pueblos y no de los atenienses donde el influía en todo pero para hacer la paz no ayudaba, felipo hacia todo lo que le convenga a el pero no a la sociedad.
    donde daba a conocer mensajes razonados por la justicia, pero no lo hacia con hechos, sin embargo abtuvo la paz. Demostenes con esta critica lo que quiere es que la personas analicen y tengan su propio punta de vista sobre felipo si están de acuerdo con el o no

    ResponderEliminar
  14. La conquista de los pueblos desde todos los tiempo se
    ha visto envuelta en una series de mañas y acciones con tributos para unos que
    siguen los ideales de un partido o de una persona en particular.

    Esto se ve reflejado en nuestro sistema democrático,
    ya que el que tiene el poder se vale de acciones para consérvalo, cabe
    mencionar el caso de el favoreciendo que se dan para conseguir estar o seguir
    en el poder; tal caso es evidente en el otorgamiento de las Registradurias que se dieron en el
    gobierno de Álvaro Uribe como retribución por apoyar y darle salida a la
    reelección a la presidencia del país por otros cuatro años.

    ResponderEliminar
  15. Este discurso es muy interesante debido que abarca la obsecion de poder de felipo y la luchar por adquirirlo sin importarle la sociedad, solo su propio bienestar y su disputa por implementar un régimen que para mi es el totalitarismo.
    Un gobernante ejemplar es aquel que lucha por la comunidad y por la economía del estado,algo que felipo jamas ha hecho ya que su plan es engañar a los habitantes mostrandoles una falsa paz y un bien común, pero lo que realmente quiere es quedarse con la autoridad y la potestad de mandarlos a todos sin importarle el dolor y la angustia de este pueblo.
    Demostenes lo que nos quiere decir es que la paz socia lsolo se adquiere por el entendimiento y buenas relaciones entre los grupos, clases o estamentos sociales dentro de un pais y es asi como reinara la libertad y los derechos humanos.


    En sintesis debemos saber eligir a nuestros gobernates para que la corrupcion vaya cesando, buscar ideales que mejoren la integridad de la sociedad y el bien comun

    ResponderEliminar
  16. En el segundo discurso se nota claramente la manera como Demóstenes quiere mostrar al pueblo las estrategias de Filipo para apoderarse cada vez mas y conseguir lo que se ha propuesto, a través de engaños mostrando al pueblo una falsa búsqueda de paz y bien para la comunidad, lo que hace que estos aun teniendo ciertas advertencias acerca de lo que busca este sujeto lo sigan y ayuden a que prosiga con su plan, actuando en la ignorancia.

    Sin pensar en el sufrimiento que se les aproxima gracias a su falta de pertenencia o por decirlo así por querer tenerlo todo fácil sin sacrificio aun sin pensar en el sufrimiento y el daño que se viene encima, debido a que esta ayuda y este paraíso que viven es solo mientras Filipo logra finalmente su objetivo.

    ResponderEliminar
  17. Esta segunda parte del discurso me parece muy sustancial ya
    que Demóstenes aporta muy buenas razones para considerar a Filipo como un
    enemigo y manifiesta que después de lo dicho los mismos atenienses considerarían
    hacerle caso a sus palabras o seguir tranquilos con Filipo.

    Pide que reflexionen aunque sea un poco y se darían cuenta
    de lo que en verdad sucede con Filipo, que el los ha dominado y hace tiempo les
    ha causado daño, que desconfíen de las falsas promesas de paz que él les hace o
    “por no hacer nada cuando menos lo penséis, tendréis que hacer frente a todo”.

    Para concluir hago referencia a la situación de hoy en día,
    que nuestro aliado es la desconfianza para no dejarnos confundir por las
    personas que quieren llegar al poder con falsas promesas y así poder tomar una
    sabia decisión.

    ResponderEliminar
  18. En opinion en este discurso, demotenes por medio de sus palabras (que intentan ser lo mas convincente posible), le dice a los atenienses que tienen que hacer algo por su pueblo, pero que no se quede solo en palabras y conversaciones, sino que tienen que volverse hechos, aunque existan personas que aun confien en filipo e incluso esperen que el cambie. Pero en su discuso él les dice que filipo no es digno de su confianza porque él les ha dado la espalda simplemente por que lo atenienses son justos y piensan en el bien comun, caso contrario de lo que es filipo y sus pueblos aliados.

    Ademas les dice que tienen que actuar rapido, puesto que si no es así el gobierno de filipo les va hacer mas daño del que ya les habia causado.

    En conclusión, para que en un pueblo en el que la tírania sea la forma de gobieno y este no haga nada mas que causar daño a sus gobernados, los ultimos tienen que actuar de manera inmediata, para que asi no les haga mas daño del que ya estaba hecho.

    ResponderEliminar
  19. En este segundo discurso, se ve a simple vista que la situación ha empeorado y que
    pese a las advertencias, nada de lo que Demóstenes aconsejó se ha puesto en práctica.
    Echo que tiene a nuestro orador con gran temor, puesto que el maquinador de
    Filipo haciendo supuestamente la Paz y en su cabeza la guerra, ve como únicos antagonistas
    a los Atenienses que son los únicos que no han traicionado sus derechos generales
    por el interés particular, aun habiendo sobornado a sus embajadores, atente
    contra ellos y no haya nada que hacer.
    Se espera que estas palabras como lo dice el orador sean solo suposiciones.

    ResponderEliminar
  20. En esta segunda parte del discurso de Demóstenes, éste a pesar de su temor a Filipo se siente
    orgulloso de su pueblo, puesto que son los temidos por él al ser incapaces de sacrificar los derechos comunes por su beneficio personal; aún así advirtió que tenían que ser desconfiados, no sólo por protegerse así mismos, sino también por defender la democracia; pues Demóstenes
    siempre vio reflejado en Filipo la figura de un tirano, en el que éste se comportaba como tal, al ser enemigo de la libertad y adversario de las leyes.
    Siendo la desconfianza el aliado principal y el salvaguarda común de los Atenienses,
    en la cual a Filipo no le sería fácil influir.

    ResponderEliminar
  21. La intención de Demóstenes en sus discursos es advertir al pueblo de lo peligroso que puede ser confiar en la "paz" que Filipo ofrece, pues su única intensión, la cual camuflaba con su "preocupación por satisfacer las necesidades de cada uno", no era mas que sus ansias de conquistar el territorio.
    Resalto así una vez mas, como Demóstenes se preocupa por el elemento social, por los atenienses. Cualquiera que leyera este u otro discurso de Demóstenes contra Filipo, deduciría que este primero era un sociólogo o ¿no es obvio como perseguía la causa justa de que la sociedad ateniense no se dejara someter por Filipo? es que Demóstenes tenia pensamientos humanistas, sociales y políticos y no en pro de sus beneficio, sino del pueblo.

    ResponderEliminar
  22. Demostenes expone su forma de pensar, en su discurso nos
    dice que debemos revelarnos antes de que el gobierno adquiera mas poder.

    Me parece de gran importancia esta ponencia, puesto que nos
    permite reflexionar sobre las decisiones que tomamos al momento de elegir a
    nuestros gobernantes, ya que estos abusan de su poder, cometiendo injusticias,
    con sus promesas y falsedades.

    Aquí se manifiesta el derecho en búsqueda de justicia, y el
    poder de elegir a quien nos va a gobernar de forma correcta.

    Por lo cual cuando elijamos a quien nos gobierne debemos
    buscar hombres en búsqueda de justicia, le hagan bien al pueblo, para asi tener
    diferentes resultados.

    ResponderEliminar
  23. Este discurso lo considero como una forma de hacernos reflexionar sobre nuestras
    acciones y omisiones con respecto a las diferentes situaciones y problemáticas
    actuales de nuestro país, en las que en muchas ocasiones actuamos como simples
    espectadores, siendo conscientes de la necesidad de un cambio urgente por parte
    de todos en Colombia y no hacemos nada para lograrlo. Es así como propongo, con
    base en los aspectos que se resaltan al inicio de la lectura cuando dice, “prospera aquello en lo que cada cual pone su empeño y diligencia; los hechos para Filipo y para vosotros los discursos”, debemos tener en cuenta los “discursos”, entendidos como enseñanzas y experiencias en las que día a día analizamos, enfrentamos y aprendemos de los demás, para luego actuar con disciplina de acuerdo a ellos, y hacer lo que se requiera para lograr un cambio en la mentalidad, ya no solo de los atenienses con respecto a Filipo, sino de nosotros
    los colombianos frente a la realidad, para que no solo quede en palabras y en
    la lengua sino que se actúe con hechos útiles para la sociedad.

    ResponderEliminar
  24. En éste segundo discurso, Demóstenes advierte lo nefasto que sería si el pueblo Ateniense, se confía en la falsa paz que ofrece Filipo, Demóstenes de una forma reflexiva expone las formas y las estrategias usada por Filipo para conquistar partidarios de sus ideas e incluso valiéndose de artimañas para aprovechar la rivalidad de los pueblos y sacar provecho de ello.
    También es aplicable su reflexión a nuestros día, ya que esto es lo que a diario vemos en
    el escenario político, un candidato ganando adeptos a través de promesas y
    mentiras que jamás cumplen y que siempre logran su objetivo de mantenerse en el
    poder, a pesar que hay algunos Demóstenes que nos advierten del engaño.

    ResponderEliminar
  25. Tal cual como lo expresa el discurso en un fragmento: "Observo que a menudo ciertos hombres desatan su rabia, no contra los culpables, sino contra quienes tienen más a mano" tiene total acertamiento ya que por cientos de años la humanidad solamente se ha dedicado a grandes y trágicas guerras, solo por el poder, el territorio y la fortuna.
    No puedo dejar atrás que actualmente no estamos lejos de esas conductas ancestrales del ser humano, sin embargo aún prevalecen los utópicos "discursos" políticos de nuestros gobernantes, y nuestra omisión como gobernados. Sería estupendo que todos tomáramos una posición como la de Demostenes y expresar nuestras inconformidades ante el gobierno y sus políticas de manejo e inversiones sociales.

    ResponderEliminar
  26. Me gusta leer este tipo de textos para poder entender cuál era la realidad del contorno social de Atenas debido a que gran parte de nuestra cultura la heredamos de ellos; aunque este suceso ocurrió hace siglos, no está alejado de la realidad social que viven varios países en la actualidad pues muchas veces nuestros gobernantes abusan de su poder trasgrediendo la paz de los ciudadanos.

    Como decía Demostenes en su discurso hay que revelarse antes de que este gobernante adquiera más poder y cuando ya tomen la decisión de hacerlo será demasiado tarde para enfrentarse a él , como creo que es el caso de cuba en donde su gobernante ya es tan poderoso que el que se queje o haga algo en contra del Estado recibirá severas represarías o castigos.

    Lo que estaba pasando con el pueblo Ateniense, paso con Cuba, pues el pueblo se confió demasiado de su gobernante y como consecuencia sufren y han sufrido por años de ese abuso del poder.

    Para concluir podemos decir que este texto nos sirve para reflexionar y darnos cuenta que no podemos dejar que los gobernantes tomen ventaja de su poder y luego suframos las consecuencias como sucede en Corea del Norte, cuba y lo que esta empezando a sufrir Venezuela.

    ResponderEliminar
  27. Este discurso lo considero como un llamado para hacernos reflexionar sobre las acciones y omisiones con respecto a las diferentes situaciones y problemáticas actuales de nuestro país, en las que en muchas ocasiones actuamos como simples espectadores, siendo conscientes de la necesidad de un cambio urgente por parte de todos en Colombia y no hacemos nada para lograrlo. Es así como propongo, con base en los aspectos que se resaltan al inicio de la lectura cuando dice, “prospera aquello en lo que cada cual pone su empeño y diligencia; los hechos para Filipo y para vosotros los discursos”, debemos tener en cuenta los “discursos”, entendidos como enseñanzas y experiencias en las que día a día analizamos, enfrentamos y aprendemos de los demás, para luego actuar con disciplina de acuerdo a ellos, y hacer lo que se requiera para lograr un cambio en la mentalidad, ya no de los atenienses con respecto a Filipo, sino de nosotros los colombianos frente a la realidad, para que no solo quede en palabras y en la lengua sino que se actúe con hechos útiles para la sociedad.

    ResponderEliminar
  28. En este segundo discurso Demóstenes a pesar de ser muy valiente y seguro al enfrentar indirecta, verbal y públicamente a Filipo (al parecer y muy bien descrito por él mismo como un hombre con gran poder), en su oratoria identifico miedo y cierto aire de derrota, de igual manera podría deducir que esta apunto de rendirse con la situación tan deprimente que esta pasando ante sus ojos, empero que ya lo había advertido. Por otro lado y fuera de la parte literal del texto también puedo señalar como reflexión la manera en como nosotros siendo miembros de la sociedad buscamos la paz y ante todo la justicia, independientemente de nuestras profesiones o labores, pero muchas veces al igual que los Atenienses vemos pasar las injusticias por parte de aquellos que detentan el poder equivocadamente y aun así no somos capaces de luchar por lo que sabemos que es nuestro, sin embargo siempre hay un Demóstenes que es valiente y se enfrenta, pero lastimosamente tanto es el miedo o la ignorancia de los espectadores y victimas que el apoyo es casi nulo y al final parecemos ser victimas de nuestro silencio y cobardía.

    ResponderEliminar
  29. En primer lugar quisiera disculparme, sin que ello sea una excusa valida por realizar el comentario el día de hoy, pero había realizado el comentario en la parte equivocada del blog el día sábado y solo lo supe el día de hoy luego de conversar con mis compañeros de curso. Mas allá de que sea o no valorado mi comentario lo realizare. En cuanto a este segundo discurso de Demostenes contra Filipo queda demostrado asombrosa capacidad oratoria del que es considerado como uno de los mejores oradores de la historia, en el cual utiliza su poder de convencimiento para que los atenienses tenga como enemigo al rey Filipo II de Macedonia. Personalmente me hace reflexionar acerca de la manera en que se lleva a cabo la política en la actualidad y sobre todo en nuestro país, ya que a través de este discurso se deja ver que la política era casi un arte, en el cual las ideas provenían del alma del orador, y eso se podía notar sin que las palabras fueran muy retocadas, ademas por medio del discurso se transmiten las verdaderas bases para gobernar y son aquellas que están arraigadas a la historia y a la vida de cada uno de los individuos de la sociedad, lo cual transmite Demostenes de manera sencilla y eficaz.

    ResponderEliminar
  30. Parto con esta frase que me parece interesante
    “ENEMIGO DE LIBERTAD Y ADVERSARIO DE LAS LEYES” ya que nos da una ideas de lo que el documento trata de darnos a conocer.

    Las acciones que
    se escuchan sobre el afán de poder hace pensar que las alianzas se dan
    para conseguir poder y pasar por encima
    del que se para lograrlo. Tal es el caso las explotaciones de minas de oro, que
    no tienen en cuenta el dallo ecológico que se hace si no los dividendos que
    esta deja a unos pocos, perjudicando a muchos.

    ResponderEliminar
  31. El documento leído se me asemeja algunos aspectos que
    se han dado y que se seguirán dando a través de la historia, donde los
    gobernantes se valen de cualquier estrategia para seguir con su poder y seguir
    ofreciendo participación al igual que fortuna para que se den las cosas a su
    favor; Por ello se ven a diario casos de corrupción y de atropellos sobre los
    más vulnerables logrando siempre su
    objetivo de poder. Se puede citar el ejemplo de las contrataciones de la ciudad
    de Bogotá, donde se desaparecieron millonadas de dineros y que es el pueblo que
    debe nueva mente de contribuir a través
    de impuestos para el aporte de estos dineros desaparecidos.

    ResponderEliminar
  32. Yo opino de este documento que es una clara
    manifestación de inconformidad de los tratados y determinaciones que se toma
    para gobernar una nación. Por esto es que todos los gobernantes se preparan y
    se dedican a tomar estrategias para seguir en el poder. Claro ejemplo es las
    estrategias que toman los gobernantes en turno para ser nueva mente reelegido y
    para ello ofrecen cargos y dominio sobre
    cierto entes del estado.

    El pueblo siempre será el siervo de los gobernantes de
    turno y por ende los sacrificados para alcanzar
    o permanecer en el poder.

    ResponderEliminar
  33. El documento leído se me asemeja algunos aspectos que
    se han dado y que se seguirán dando a través de la historia, donde los
    gobernantes se valen de cualquier estrategia para seguir con su poder y seguir
    ofreciendo participación al igual que fortuna para que se den las cosas a su
    favor; Por ello se ven a diario casos de corrupción y de atropellos sobre los
    más vulnerables logrando siempre su
    objetivo de poder. Se puede citar el ejemplo de las contrataciones de la ciudad
    de Bogotá, donde se desaparecieron millonadas de dineros y que es el pueblo que
    debe nueva mente de contribuir a través
    de impuestos para el aporte de estos dineros desaparecidos.

    ResponderEliminar
  34. En este segundo discurso Demóstenes se dirige a los atenienses para expresarles los motivos e inconformidades que lo llevan a revelarse en contra de la falsa de Filipo por sus ilusorias promesas de paz para el pueblo. Y para hacer ver que todo el poder que alcanza un monarca es gracias al mismo pueblo, por no revelarse ante los actos que los suprimen, porque si por el contrario se hacen escuchar y hacen respetar sus derechos vivirán menos manipulados.

    ResponderEliminar
  35. Optar por tomar la actitud lógica ante una situación problema
    como la que acontecía en ese entonces, era igual de difícil de hacerlo como lo
    es hoy en día, pues aunque obvia, no se decidía por la solución lógica, así como en la actualidad la sociedad no actúa
    de la manera más lógica ante los problemas que enfrenta. Ello responde a la
    naturaleza humana, eso que diferencia a los hombres de los animales y que permite
    no actuar de manera automática e instintiva, la misma que en casos como éste
    puede representar un inconveniente, al menos para Demóstenes.

    Por otro lado siempre es más fácil aportar soluciones obvias
    cuando ello se hace de observador y no se está incluido en la situación como en la antes expuesta, sería muy
    sencillo pensar ¿porque no adoptar la posición que propone Demóstenes si es tan
    cierto lo que propone?, la respuesta podría
    atender nuevamente a la naturaleza humana y más aun a la cultura ateniense pues
    como es sabido la cultura influencia al individuo y el individuo influencia la
    cultura, de tal modo que esta multitud
    que parecía segada a las opiniones de Demóstenes, podría estarlo por anhelos
    humanos de paz y bienestar, los mismos que usaba Filipo para manipular a dicho
    pueblo.

    Esto no es de extrañar, más aún cuando en nuestro país vemos
    persistentemente repetirse esta historia, grupos armados que juegan con los
    anhelos de la sociedad, gobierno tras gobierno, en una
    mesa de diálogo plantean un posible fin
    del conflicto armado mientras sostienen una guerra contra la población civil.

    ResponderEliminar
  36. Empiezo con esta Frase de Demostenes: "Sólo pensad: en el momento en que este tribunal se levante, cada uno de ustedes andará a casa, unos más rápido, otros con más calma, sin ansiedad, sin mirar por encima del hombro, sin miedo a que él vaya a ir corriendo contra un amigo o enemigo, un hombre grande o uno pequeño, fuerte o débil, o nada por el estilo. ¿Y por qué? Porque en su corazón conoce y confía, y ha aprendido a confiar en el Estado, en que nadie le acosará o insultará o agredirá" Mas que un discurso Demostenes quizo abrirle los ojos a un pueblo confuso y confiado, tratar de demostar la verdad es mas que valentia y declarar a Filipo enemigo del pueblo es berraquera mas que argumentos se suman sus motivaciones a las injusticias hechas con el pueblo, triste realidad a la que vivimos en Colombia y en otros paises, no ha existido alguien con los pantalones bien puesto para hacer lo correcto sin llevarse sus propias vanagloria y una rodaja de ganancia a su bolsillo. Un nacion confiada de su representante es como un ciego confiado de su perro con la diferencia que el perro es fiel mas el ser un humano es aprovechado.

    ResponderEliminar
  37. Asi es nuestra realidad, muchas veces nos apresuramos a tomar decisiones, sin pensar en las consecuencias que estas pueden traer, lo que demostenes quiere hacernos saber es que debemos pensar antes de actuar para asi tomar la mejor decision y no dejarnos llevar por las primeras palabras

    ResponderEliminar
  38. Este discurso es, en cierta medida, más complejo que el primero... Debido a que en este se dirige a su pueblo, no tanto como orador/consejero, más bien como orador/defensor de si mismo y de los demás oradores... Ra hacer ver a su gente que, más que hablarles con palabras que resulten agradables para el oído, habla con la más absoluta verdad, la cual Demostenes conoce y ha recurrido a viejas memorias para sostener su tesis de que hay que pensar antes de actuar (a mi concepto, eso trata de expresar Demostenes) sin cometer errores del pasado.

    ResponderEliminar
  39. el discurso de demóstenes es muy interesante ya que es un orador que busca el bienestar de sus pueblo que se encuentra atemorizada por la concentración del poder en una solo persona que esta fijo en su bienestar que se esta apoderando de las tierra y que con hechos concreto esta actuando de manera indebida lo que busca es una reacción del pueblo ante tal situación tomando la voz como consejero.

    actualmente en Colombia el pueblo vive atemorizado también por el conflicto que se vivo y a diario son despojados de sus tierras miles de familias y quienes están a cabeza del poder no esta haciendo nada para controlar este fenómeno , aunque es una situación distinta a la plasmada en el texto sera que al igual que aquel pueblo hemos elegido mal .

    ResponderEliminar
  40. Pidiendo hechos más que palabras, Demóstenes reprocha a los
    atenienses la falta de compromiso en sus actos que ninguna relación guardan con
    lo que todos los oyentes aplauden a los oradores cuando hablan de justicia y
    valentía y que nada hacen frente a la falta de palabra de Filipo y su hipocresía
    de negar e intentar ocultar la forma descarada como planea atacar a los helenos
    después de prometerle al pueblo la paz.

    En palabras castizas diría Demóstenes: zapatero a tu zapato;
    quién solo se encarga de aplaudir y asentar eufóricamente simples palabras no
    puede pretender dejar de hacerlo y emprender una victoriosa ofensiva contra las
    actuaciones de Filipo sin antes entender la ventaja que éste les lleva por
    tanto amerita la comprensión y rápida reacción de los atenienses haciendo lo
    útil y necesario para qué después no se distribuyan culpas por haber todos
    estar haciendo lo fácil.

    “De confiar en Filipo no os preocupéis ateniense qué no te
    defraudara hasta segundos antes de matarte”; ésta es la sarcástica forma de nuestro
    orador hacerle ver a los varones oyentes los caminos que pueden seguir,
    intentar vivir un poco más luchando contra Filipo o rezar vivir un poco más
    creyéndole fielmente a Filipo.

    Incierta es la suerte de las decisiones de Filipo y sus
    motivos, no sé sabe a ciencia cierta si éste pretende sacrificarnos para
    conquistar países griegos a lo cual lo varones atenienses debían oponerse según
    el autor, pero también recomienda que si de existir un pacto con los tebanos se
    le apoyara al Dictador en la empresa emprendida.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Deja tu comentario aqui:

Entradas populares de este blog

Algo muy grave va a suceder en este pueblo- Gabriel García Marquez

Cuento contado por García Márquez en un congreso de escritores.) Imagínese usted un pueblo muy pequeño donde hay una señora vieja que tiene dos hijos, uno de 17 y una hija de 14. Está sirviéndoles el desayuno y tiene una expresión de preocupación. Los hijos le preguntan qué le pasa y ella les responde:
-No sé, pero he amanecido con el presentimiento de que algo muy grave va a sucederle a este pueblo. Ellos se ríen de la madre. Dicen que esos son presentimientos de vieja, cosas que pasan. El hijo se va a jugar al billar, y en el momento en que va a tirar una carambola sencillísima, el otro jugador le dice: -Te apuesto un peso a que no la haces. Todos se ríen. Él se ríe. Tira la carambola y no la hace. Paga su peso y todos le preguntan qué pasó, si era una carambola sencilla. Contesta: -Es cierto, pero me ha quedado la preocupación de una cosa que me dijo mi madre esta mañana sobre algo grave que va a suceder a este pueblo. Todos se ríen de él, y el que se ha ganado su peso regresa a su casa, …

UNA FAMILIA -BOTERO